¿Cómo entrenar a un perro sordo?

Así como nosotros los seres humanos podemos ir perdiendo el sentido auditivo, nuestros perros también pueden hacerlo, incluso pueden nacer con este defecto. Si acabas de adquirir un nuevo animalito, y este actúa de manera extraña, no responde a tu llamado o simplemente empiezas a notar que no reacciona ante los fuertes ruidos, te recomiendo que lo lleves donde el veterinario para que diagnostique si está sordo o no.

Si tu animalito no puede oír, no te preocupes, será un excelente compañero y te brindará muchísimo amor. Es más tu puedes ayudarlo a seguir con una vida absolutamente normal, ofreciéndole un entrenamiento correcto. Pero, entonces ¿cómo entrenar a un perro sordo? El día de hoy te enseñaremos cómo.

Primero que todo, debes elegir un método, por lo que te mostramos algunos. El primero es el condicionamiento operante que incluye dos tipos de refuerzos, el positivo, que es el que la mayoría de los entrenadores utilizan y el refuerzo negativo, que consiste en recompensar al animal mediante la eliminación de algo aversivo.

Utilizando el condicionamiento operante, debes elegir una señal para indicar que el animal lo está haciendo bien. Puedes considerar utilizar las señales de las manos, una linterna pequeña (no la luz de un laser) para que tu animalito aprenda a detectar que lo que hizo es correcto.  Una vez tengas esto listo, puedes empezar el entrenamiento.

Utilizando la señal debes darle una golosina a tu perro, así entenderá que al  mostrarle la señal puede recibir una recompensa. Es importante que seas muy consistente, y paciente, y que repitas esto muchas veces para que el animalito reconozca la conexión entre las señales.  Luego debes ir enseñándole por ejemplo, a quedarse quieto, a sentarse, a venir cuando lo llamas, entre otras cosas.



Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario