¿Cómo evitar que el perro salte encima? ·I

En primer lugar, antes de contestar a esta pregunta, debemos plantearnos otra: ¿realmente merece la pena evitarlo? Respondiendo a ésta,  encontraremos variedad de opiniones y puntos de vista… Hay personas a las que les agrada que se les suban los perros, a otras les enfada o asusta, y a las restantes les da igual… A mí en particular me encantan que lo hagan. Pienso que es un modo maravilloso de expresar cariño y afecto. Me hace sentirme vivo y a ellos también, estoy seguro. Presionarles en este aspecto, cortándoles la iniciativa sería ir en contra de su naturaleza. Mi perra se me sube muchas veces, no sólo en el momento de traspasar el umbral de mi hogar, sino también por la calle jugando. Debemos de componer una imagen tierna, porque cuando regreso del estado absorto del juego, veo sonrisas y oigo comentarios  cariñosos y de elogio de los que nos ven. Se nota que nos queremos . Es algo mútuo…

Perro saludando efusivamente

Perro saludando efusivamente

Pero volviendo al tema, debemos recordar que vivimos en sociedad, y  nuestro deber es respetar a todo el mundo. Por eso podemos empezar enseñándo en casa a nuestro perro. Si no queremos que nos ponga las patas encima al entrar, y así no tener que enviar el traje al tintorero, lo mejor es inclinarse hacia él, porque lo que desea es estar a la altura de nuestro rostro. Es como cuando alguien te está hablando y quiere que le mires a la cara. No tiene el pobre animal la culpa de que hace miles de años decidieramos convertirnos en bípedos… Pues como decíamos, inclinarse hacía él, y cuando esté sentado y  calmado empezar a hacerle caso. No hace falta emplear la violencia, ni alterarse, ni gritarle. En ese caso perderemos puntos frente a él.  Sólo eso, ponerse a su altura y elogiarle cuando se siente y se calme.

Por la calle el asunto cambia. Comentaremos próximamente que hacer con nuestro amigo cánido para no atraernos enemistades de los viandantes si intenta subírseles. Para todo hay solución…


Escribe un comentario