¿Es necesario el adiestramiento?

Posiblemente como propietario de un perro te habrás hecho a menudo esta pregunta, sobre todo si tu perro es joven y está lleno de energía. ¿Adiestro mi perro o no intervengo en su comportamiento natural? Esta es la cuestión y en la misma pregunta hallamos cierto sinsentido ¿Cuál es el comportamiento natural del perro? ¿Hacer lo que le de la gana en todo momento… ? Como siempre en los orígenes se encuentran todas las respuestas… Si analizamos la estructura social de los cánidos veremos como ésta, dentro de la manada se rige por estrictas normas de jerarquía. Cada lobo o chacal tiene su lugar y función y obedece a un superior, al cual disputa su puesto dominante a menudo. El perro dentro de la  manada humana se encuentra en una situación similar. Obtiene el lugar jerárquico que la familia le otorga. Si este lugar se altera continuamente el perro sufre al ocupar una posición que no le corresponde, y acaba deviniendo en problemas de dominancia, inseguridad, ansiedad.

Perro sentado en Plazt

¿Es recomendable y necesario adiestrar un perro? Por supuesto, si queremos obtener lo mejor de él. ¿Cuál es el método más adecuado? Para responder a esto, primero tenemos que mirarnos a nosotros mismos. No todos los hombres, ni en todos los paises tratamos igual a los perros, ni tenemos las mismas necesidades. No hace el mismo uso  de un can un lapón , o un nómada kazajo, que un neoyorquino. El ambiente es distinto y las circunstancias también.

Manada de nórdicos

El hombre es un ser social y la mayoría vivimos en urbes superpobladas. Al integrar al perro a la vida urbana, es nuestra responsabilidad como propietarios conseguir hacer de él un buen ciudadano canino. Todos queremos que la vida fluya con tranquilidad a nuestro alrededor, y no querer ir “dando el cante” con nuestro perro. El resto de ciudadanos amantes o no de los animales no tienen que sufrir la presencia, malos modos o descontrol del cánido que nos acompaña. No es raro presenciar atropellos o accidentes de tráfico ocasionados por animales sueltos propiedad de amos excesivamente permisivos. Contravenir las leyes no es la mejor manera de conseguir que la sociedad  ame a los animales. Es pues nuestra responsabilidad procurar la adecuada educación y adiestramiento a nuestro colega canino. Disfrutaremos más de él, afianzaremos nuestra posición jerárquica y nos evitaremos problemas y responsabilidades, e incluso tragedias. Os lo dice alguien que con una orden de Platz a distancia consiguió salvar la vida de su perro, y que no fuera atropellado por un autobús al salir de su coche. ¿Qué método y que escuela o profesional elegir? Como siempre la respuesta la encontraréis sin prisas y recabando amplia información.


Escribe un comentario