¿QUÉ HACER CON EL PERRO CUANDO SE TIENE UN BEBÉ? · II PARTE

Allí estaban frente a él, ella y su marido, dispuestos a aclarar sus dudas ,y a obtener respuesta a sus preguntas. “- Lucía, no te preocupes ,no debes hacer caso de todo lo que oigas, sobre perros y sobre fútbol todo el mundo tiene algo que decir”. Su voz era grave y pausada. Infundía confianza y cercanía. Prosiguió hablando mientras limpiaba su pipa con calma  ” – Tipos de perros hay tantos como de personas… unas son malísimas, asesinos en serie, dictadores sin escrúpulos, y otras puras y sencillas, que lo dan todo, como Teresa de Calcuta. Con los perros pasa igual… “– Tú te has esforzado desde el principio en educar bien a tu perro, en hacer de él un buen ciudadano canino, merecedor de respeto, digno del cariño de todos” . “- Ya… -dijo Lucía- pero todo el mundo dice que los perros sienten celos de los bebés, que se pueden volver como locos y hacerles daño. Yo quiero a mi perra, pero tengo miedo” .

Buenos amigos

buenos amigos

“Bueno… – dijo el hombre de la pipa – tú desde un principio le has dejado claro a tu perra el lugar que le correspondía en tu hogar. Has sido coherente con ella . Sabe bien quién es la jefa, se ha sociabilizado perfectamente con niños, nunca les ha hecho daño , sino al contrario, ellos le han dado comida y golosinas y han jugado con ella. Tiene que quererlos a la fuerza, porque sólo ha tenido con ellos buenas experiencias.” ” – Sí, todo eso es verdad, pero quiero estar absolutamente segura de que no va a a pasar nada y de que no voy a equivocarme”- Lucía se mordía los labios mientras decía esto. ” – Mira Lucía – vas a hacer exactamente lo que te digo, por favor, y ya verás como no tendrás ningún problema: “En primer lugar, si no lo has hecho ya, búscale a la perra un lugar propio en la casa para colocar su cama, en donde se encuentre cómoda, no en medio de un pasillo, para que le tengan que  saltar por encima todos los que vengan a visitarte. Cuando hayas dado a luz el niño haz que alguien le lleve a casa a tu perra los pañales y la ropita de tu hijo, para que los huela y en el futuro le resulte familiar su olor. Después presentale al bebé fuera de la casa, para que lo acepte plenamente. No la alejes de él, no la rechaces cuando tengas a tu hijo en brazos (los perros también tienen sentimientos, por si alguien lo ignora) No pasa nada porque lo huela o le esté cercano, no le va a contagiar ninguna enfermedad, muy al contrario, le aportará defensas a su organismo. Tu perra cumple además estrictamente el calendario de vacunaciones y está desparasitada.  Otras recomendaciones: Nunca dejes sólo a un niño con un perro. El nene puede involuntariamente hacerle daño, y dar lugar a una tragedia (a nadie le gusta que le metan un palo en el oído, por ejemplo) Un perro JAMÁS debe de jugar a mordisquear muñecas o muñecos que recuerden a un niño pequeño. Tampoco hay que dejar nunca , pero NUNCA, a un perro con un niño pequeño sólos los dos, por mucha confianza que se tenga en el animal. Hazla partícipe de tu nueva vida, no hagas que tu perra se sienta desplazada o ninguneada. Debe de hacer la misma cantidad de ejercicio que antes. Sus costumbres  no se deben alterar. El mejor consejo: NATURALIDAD. Esa debe de ser la palabra que marque la relación de tu perra con tu hija. Procura poner en práctica todo lo que te he dicho, y dentro de unos días te pasas por aquí y hablamos.” “-Muchas gracias Dr. – “Nos veremos en unos días”

En medio de la nevada


Escribe un comentario