¿QUE HACER CON EL PERRO CUANDO SE TIENE UN BEBÉ? I

La feliz pareja vivía una existencia idílica con su perro, el cual habían adquirido ya de novios. Hasta ese momento habían compartido gran parte de su tiempo con su mascota:

salidas al mar, a la montaña, cafés en terrazas y paseos por la ciudad .Pero hete aquí, que sucede lo que la ley natural dispone; ella se queda embarazada con gran alegría y dicha por parte de todos. Mira Lucía, – que así se llama la futura mamá -, a su perrita “Brenda”, una pastora alemana preciosa y entrañable de 2 años de edad.

Perra y cachorro humano

Perra y cachorro humano

La suegra llega a casa con la buena nueva iluminándole el rostro.”Lucía,  ahora vas a ser madre, tendrás que ir pensando que harás con Brenda…” ¿”Cómo que  qué haré con Brenda” -inquirió Lucía temblándole la voz.”Qué tendrás que darla o sacrificarla… Con el niño ya se sabe…” La suegra no comprendió la extraña mirada de su nuera, acostumbrada como estaba ella a matar gallinas y conejos en el pueblo, mientras  cotilleaba con las vecinas. Entendía  la naturaleza y los animales al servicio del hombre, tal y como estaba escrito en el  Evangelio. Tampoco las amigas y las mamás de las clases para el parto se lo pintaron nada bueno a la futura madre:

“Sí, mujer…¿no lo oíste en la tele en el programa ese al que llevan gente rara ? Contaban como dos perros habían devorado a un niño que estaba en la cuna ,le habían arrancado la cabeza y se la habían comido…” Lucía ya no quiso oír mas… miraba a su perrita y lloraba en silencio, mientras  la abrazaba, en  el sopor viscoso de las tardes de aquel verano cruel. Ella misma empezaba a sentirse acosada por sus dudas, habían  sido tantas cosas…Le parecía imposible que “Brenda” tan  buena y cariñosa, pudiera  hacerle algo a su bebé tan deseado…, pero todos le repetían lo mismo…Su marido, sin  embargo, era  el mas optimista.”Tonterías” le susurraba sonriendo.”Hace 15.000 años que los perros y los niños se crían juntos. Desde  las cavernas si todos los perros se hubieran comido a esos niños la humanidad se habría ya extinguido…” Lucía quería creer a su marido pero se debatía entre su amor de madre y el de dueña de aquella mirada dulce e inocente que la  seguía a todas partes. Fue entonces cuando descubrió en Internet la Web de aquel terapeuta canino y se decidió a hablar con el.”El me dirá como actuar…” se dijo (continuará)

Amigos para siempre

Amigos para siempre


Escribe un comentario