¿Qué hacer cuando se acerca un perro extraño?


Es bastante común ver que, los niños pequeños cuando se encuentran con un perro o lo ven en la calle se asustan y empiezan a correr de un lado al otro o simplemente a gritar incansablemente. Ante este comportamiento, los animales pueden asustarse un poco y evitar la confrontación con el infante, o simplemente sentir curiosidad y ver qué es lo que está ocurriendo, por lo que muchos perros se acercan y tratan de olfatear o lamer al niño, lo cual puede empeorar la situación.

Es por este motivo, que debemos enseñar a los niños a quedarse quietos y muy tranquilos cuando ven un perro extraño, o cuando estos se les acerca para olfatearlos. También es importante que les enseñemos que no deben levantar las manos cuando se encuentren cerca de uno de estos animales, ya que como lo hemos mencionado, puede ser interpretado como un signo de agresión.

Es de vital importancia, que aprendamos a reconocer algunas señales en los perros para evitar cualquier tipo de ataque o de mal momento. De la misma manera en que nosotros nos comunicamos, los perros también utilizan diferentes señales no verbales para comunicarnos su estado de animo. Por ejemplo cuando mueven la cola incansablemente nos indican que están felices, mientras que cuando la ponen entre sus piernas quiere decir que se encuentran asustados.

Este tipo de señales que debemos aprender a interpretar son las que nos indican en un momento dado lo que siente el animal. Por este motivo, debemos enseñarle a un niño a reconocerlas y dejar tranquilo al animal si empieza a observar los siguientes signos: si el perro gruñe, si levanta los labios superiores y además muestra los dientes, si se retira del lugar, o si eriza el pelo de su lomo. Ante cualquiera de estas señales, lo mejor es dejar al animal tranquilo y esperar a que se calme, ya que son señales claras  que se está preparando para atacar.



Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario