¿Todos los perros van al cielo? Conan, seguro que si

El asombroso comportamiento de este perro está siendo punto de partida para la reflexión de religiosos, a la par que ha aumentado considerablemente el número de asistentes a los servicios del templo Budista Zen de Japón.

Es que Conan, la mascota chihuahua del templo, se une diariamente a las oraciones. Cada vez que los monjes acuden al servicio, Conan es uno más que eleva sus patas en plegaria. El perro ya tiene su posición designada, que es junto al sacerdote Joei Yoshikuni, encargado de cantar las plegarias en cada servicio.

Perro realizando una plegaria

Yoshikuni estima que las visitas al templo han aumentado en un 30% gracias a las habilidades religiosas de Conan, sobretodo en el número de jóvenes visitantes. Pese a lo llamativo del espectáculo, el sacerdote explica que: “seguramente Conan –de un año y medio- aprendió a imitar por sí solo la posición de rezo y que probablemente es una demostración de agradecimiento por la comida y los paseos diarios que recibe”.

De todos modos, Conan se ha convertido en una atracción turística y en una estrella del Templo ubicado al sur de la isla de Okinawa.

Pero, ¿cuál será el próximo paso de Conan? Tal vez meditar, aunque seguramente no le resultará tan fácil cruzar las patas traseras como elevar las delanteras en plegaria.

Como sea, si existe un cielo o si existe específicamente un cielo para los perros, Conan tendrá un lugar de privilegio en él.

Fuente: lifeisajoke.com


Categorías

Sin categoría

Admin Mundo Perros

Perfil de administración de Mundo Perros, una web dedicada totalmente al mundo del perro.

Escribe un comentario