Alergia al polen en el perro: cómo tratarla

Perro entre flores.

Con la llegada de la primavera, muchos de nosotros sufrimos los síntomas propios de la alergia al polen: irritaciones cutáneas, dificultades para respirar, picor, etc. Este problema, tan común entre las personas, también se presenta en los perros, causando reacciones similares a éstas. De hecho, los expertos advierten que cada vez se da con mayor frecuencia en estos animales. Afortunadamente, existen tratamientos efectivos para reducir dichas molestias.

Los perros padecen la alergia al polen de una forma similar al ser humano. Ante la presencia de esta sustancia, su sistema inmunológico reacciona de manera extrema, sufriendo una sensibilidad excesiva a los gametos masculinos que liberan los árboles durante la primavera con el fin de reproducirse. Esta hipersensibilidad da lugar a una serie de síntomas.


Uno de los más clásicos es el enrojecimiento de la piel y el picor. La picazón (prurito) puede darse en todo el cuerpo, aunque suele afectar con mayor frecuencia a las axilas, ya que es una de las zonas más sensibles de la anatomía canina. Es común, asimismo, que se extienda a los ojos, los oídos y el hocico. De ser así, el perro se rascará intensamente, mostrándose notablemente molesto.

Lo peor que podemos hacer en este caso es dar pastillas o antihistamínicos al perro por nuestra cuenta; es muy peligroso si no lo hacemos de la manera adecuada. Para tratar este problema necesitaremos inevitablemente la ayuda del veterinario. Él sabrá indicarnos cuál es el tratamiento apropiado, que dependerá del tamaño del animal, el nivel de alergia que sufra y otros muchos detalles.

Por otro lado, existen algunos trucos para reducir los efectos de esta alergia. El primero de ellos es alejar al can de las zonas donde haya abundante vegetación. Es esencial también que limpiemos bien sus almohadillas después del paseo, para retirar cualquier resto de polen que pueda haber quedado adherido.

Asimismo, es importante que mantengamos el suelo de casa limpio, utilizando cuando estemos dentro un calzado diferente al que llevamos por la calle y limpiándolo a diario. También es conveniente no tener las ventanas abiertas durante mucho tiempo.


Categorías

Enfermedades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario