Claves para dar un masaje en las orejas a tu perro

Mujer acariciando a un Golden Retriever.

Las orejas son una de las zonas más sensibles de los perros, pues cada una de ellas está formada por trece músculos que están continuamente activos. Por esta razón un masaje en las orejas puede ser realmente placentero para estos animales, lo que incluso llega a ser una excelente técnica de relajación.

Lo primero a tener en cuenta es que se trata de una zona muy sensible, por lo que no debemos realizar movimientos fuertes ni ejercer demasiada presión. Sólo con suavidad conseguiremos que el can se relaje, dándole muestras de afecto a través de este masaje. De esta forma incluso contribuiremos a aumentar su confianza en nosotros.


También es importante que adoptemos una postura cómoda que nos permita acceder bien a esta zona, que al igual que nosotros deberá sentirse cómodo, permaneciendo sentado o tumbado. Podemos comenzar rodeando con las manos la base de las orejas; es decir, la parte que las une a la cabeza. Presionamos suavemente con la yema de los dedos, en movimientos circulares, masajeando lentamente.

Después, continuamos masajeando por toda la superficie, hasta el extremo de las orejas, al tiempo que ejercemos una pequeña presión en su estructura gelatinosa. Lo ideal es que frotemos con los dedos pulgar e índice, siempre con cuidado y procurando que el animal esté a gusto. Podemos terminar el masaje con caricias en la cabeza, el cuello y el lomo.

Estos masajes ayudarán al perro a sentirse más tranquilo y a liberar la ansiedad, así como a ganarnos el afecto de nuestra mascota. Pueden incluso ser beneficiosos para paliar algunos problemas de comportamiento, como el miedo o la agresividad. Gracias a estos masajes también podemos hacer que el perro se acostumbre al contacto en esta zona, siendo más fácil examinar y limpiar sus oídos frecuentemente, algo clave para el bienestar de su capacidad auditiva.


Categorías

General Perros

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario