Cómo conseguir que deje de morder tus cosas

Perro mordiendo un zapato.

Cuando son cachorros, los perros suelen morder cualquier objeto que tienen a su alcance, para calmar el dolor del crecimiento de sus dientes. Este comportamiento es normal antes de los seis meses de edad, pero si persiste durante mucho tiempo se convierte en un gran inconveniente. Con paciencia y algunos trucos lograremos acabar con este problema.

En primer lugar debemos quitar todos los objetos que el perro tenga a su alcance y pueda morder, como ropa, cojines o zapatos, siempre y cuando no estemos presentes. Durante los ratos que podamos supervisarlo, tendremos que estar atentos para regañarle en cuanto intente morder nuestras cosas. Debemos hacerlo con un firme “NO”, y ofrecer al animal un juguete especial para él. De esta forma aprenderá a diferenciar los objetos que puede morder.


Puede darse esta conducta por varios motivos. Uno de los más comunes es la ansiedad y el aburrimiento, por lo que debemos hacer que nuestro perro descargue su nivel de energía con ejercicio. Son necesarios al menos tres paseos diarios, sumando entre todos un mínimo de una hora. También es importante que dediquemos una media hora a jugar con él, y le prestemos la atención adecuada para que no descargue su frustración contra los objetos de la casa.

Por otro lado,  no sirve de nada regañarle cuando ya hace tiempo que ha roto alguna cosa. Con ello sólo conseguiremos asustarle, ya que el perro no entiende qué es lo que ha hecho mal. Si llegamos a casa y encontramos algunos objetos mordidos, lo mejor será resignarnos y seguir educándole con paciencia.

Si a pesar de todo no logramos que el perro deje de morder nuestras cosas, deberemos consultar con un experto en comportamiento canino. Puede que sufra un nivel de ansiedad demasiado elevado y necesitemos consejo de un profesional para calmar su nerviosismo.


Categorías

Adiestramiento

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario