Cómo cuidar el pelo del Bobtail

Bobtail en el campo.

El Bobtail, también conocido como Antiguo Pastor Inglés, es una raza muy llamativa gracias a su pelaje. Denso, suave y fuerte, es la característica más destacable de su aspecto, aunque también la que requiere más cuidados, tanto respecto a su cepillado como a su rutina de higiene. Te damos algunos consejos para mantener la melena de tu Bobtail sana y bonita.

En primer lugar, es conveniente acostumbrarle al cepillado desde sus primeros meses de vida. Las zonas de la barriga y las patas son las más conflictivas, pues ahí suelen formarse nudos, por lo que se recomienda educar al can para que se deje cepillar especialmente en estas partes. Tenemos que hacerlo suavemente, acompañando el proceso de caricias y palabras amables para que el animal se relaje.


Lo ideal es cepillarle una vez a la semana, con el objetivo de desenredarle y eliminar el pelo muerto. Para ello necesitaremos un cepillo de púas gruesas y metálicas; lo mejor, en este sentido, es consultar con el veterinario cuál es el peine más adecuado para nosotros. En cualquier caso, se aconseja comenzar por el lomo, continuando por las patas traseras y delanteras, siempre en dirección al nacimiento del pelo.

Hay que prestar especial atención a las plantas de las patas, ya que entre las almohadillas suelen adherirse residuos y formarse nudos. Por esta razón es mejor cortar el pelo de esta zona habitualmente y limpiarla bien. También es importante desenredar bien las orejas, pues eso nos ayuda a mantenerlas limpias, algo esencial teniendo en cuenta que esta raza tiende a padecer otitis.

En cuanto a los baños, es fundamental desenredar a nuestro Bobtail previamente, para evitar que los nudos empeoren con la humedad. Después, le bañaremos con agua templada mientras separamos las distintas capas de pelaje y asegurándonos de mojarlo bien en todas partes. Tras esto, aplicamos el champú sin realizar movimientos circulares, para evitar la formación de nudos. Simplemente masajearemos con los dedos en dirección al crecimiento del pelo.

Luego aclaramos y volvemos a enjabonar, para que el producto penetre bien. Luego, aclaramos bien otra vez, procurando que no queden restos de champú. Podemos aplicar un acondicionador especial para que el pelo quede más suave y fácil de desenredar. Éste puede aplicarse antes o después del aclarado, dependiendo de las características del producto. Por último secamos bien y volvemos a cepillar. Podemos llevar a cabo estos baños cada mes y medio o dos meses aproximadamente.


Categorías

Razas Perros
Etiquetas ,

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario