Cómo dar un medicamento a un perro

Dar medicamento a un perro

Los perros son unos animales muy glotones, pero que sin embargo cuando se trata de medicamentos… cierran su boca y cuesta mucho abrírsela para que se traguen la pastilla, ¿verdad? Incluso es probable que den media vuelta y se alejen todo lo que puedan de ti.

En esta situación, seguro que más de una vez te has preguntado cómo dar un medicamento a un perro. Es, ciertamente, una tarea difícil, especialmente cuando el tratamiento es largo, pero no imposible. Toma nota de estos consejos para que tu peludo se trague su pastilla o jarabe y pueda, así, recuperarse lo antes posible.

Y vamos a empezar contigo. Sí, sí. Tu actitud será la que determine cómo irán las cosas, por lo que es fundamental que estés lo más tranquilo/a posible. Si es necesario, sal a dar un pequeño paseo, respira tranquilamente unas cuantas veces,… en fin, lo que sea con tal de que logres sentirte mejor 🙂 .

Luego, como sabrás, hay pastillas, jarabes o colirios. Cada uno de ellos se administra de una manera distinta, así que vamos a ver cada uno por separado:

Pastillas

La pastilla es la forma más común de medicamento para perros. Para dársela, hay que abrirle bien la boca con firmeza, e introducirle la pastilla hasta casi (el casi es muy importante) el final de la boca. Hay que dejársela muy dentro, pero a cierta distancia de la garganta. Luego, sólo queda cerrarle la boca y mantenérsela así hasta que se la trague.

Otra opción es mezclar la pastilla con comida húmeda, pero no siempre resulta. Los perros tienen un olfato mucho más desarrollado que el nuestro, por lo que enseguida la detectan. Pero por probar, no se pierde nada.

Jarabes

Una manera muy eficaz de darle el jarabe es mezclárselo con su comida. También puedes llenar una jeringa -sin aguja- con la dosis que le toque, abrirle la boca, y dárselo; eso sí, poco a poco.

Colirios

A veces los perros tienen problemas de salud ocular o en las orejas, así que el veterinario nos recomendará echarles algunas gotas.

  • Colirio para los ojos: llévalo a una habitación donde puedas controlarlo, y coloca una mano en su frente y con ella abre el párpado superior. Con la otra mano, vierte las gotas.
  • Colirio para los oídos: acuéstalo, por ejemplo, en el sofá. Vierte las gotas en su oreja, y haz que se quede tranquilo 1 minuto, dándole mimos.

Cómo dar un medicamento a un perro

Así tu amigo se recuperará mucho antes de lo esperado 🙂 .


Categorías

Curiosidades

Mónica Sánchez

Los animales siempre han estado muy presentes en mi vida. Actualmente tengo tres gatos y tres perros, y cada día sacan lo mejor de mí. Son unos seres muy especiales que siempre me enseñan algo nuevo. Es una enseñanza que voy a compartir contigo.

Escribe un comentario