Cómo distinguir entre juegos o peleas

Dos Golden Retriever jugando en el césped.

En momentos determinados, distinguir el lenguaje corporal de los perros no es sencillo. Es lo que ocurre frecuentemente con su modo de jugar, que puede confundirse fácilmente con una pelea. Y es que debido a su instinto depredador, los canes juegan como si estuvieran cazando, acompañando sus movimientos con ladridos, gruñidos y pequeños mordiscos. El problema es que a veces nos cuesta distinguir donde está la línea que separa la diversión de la agresión.

Para ello debemos fijarnos en la forma en la que empieza todo, pues estos animales indican con una determinada postura que desean jugar. Se trata de una especie de “reverencia”, pues apoyan los codos de sus patas delanteras en el suelo y alzan su parte trasera. Si estuviera reflejando un ataque, se mantendría completamente de pie. Esta postura suele ir acompañada por un rápido movimiento de cola, así como de un pequeño jadeo y ladridos agudos.


Es entonces cuando ambos perros se aproximan. En lugar de abalanzarse el uno hacia el otro, dan pequeños pasos de delante hacia atrás, dando vueltas y correteando en círculo. Después es cuando comienza oficialmente el juego, durante el cual se persiguen, se gruñen y se muerden levemente. Lo más probable es que también se empujen, se tumben y se levanten. Durante el proceso tenemos que mantener la calma; aunque no nos lo pueda parecer, controlan sus movimientos y no se hacen daño.

Una vez uno de los dos quiera finalizar el juego, lo más probables es que se tumbe o comience a olisquear la zona tranquilamente. En ese caso debemos dejar que descanse, pues ha gastado un importante nivel de energía.

Si ambos perros mantienen una buena relación, es muy difícil que se inicie una pelea durante el juego. De ser así, habría que separarles en cuanto advirtiéramos ladridos amenazantes o uno de los dos arqueara el lomo y erizara el pelo. Éstas sí son señales auténticas de agresividad.


Categorías

General Perros

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario