Cómo eliminar los ácaros de los oídos del perro

Perro rascándose la oreja.

Los ácaros que afectan a los oídos de los perros reciben el nombre de Otodectes cynotis, y son muy comunes entre los cachorros. Se alimentan de restos epidérmicos y de cera, ocasionando lo que se conoce como sarna otodéctica. La misma ocasiona molestos síntomas como picor o mal olor, pero si no ponemos remedio a tiempo puede desembocar en una pérdida de la audición.

Notaremos que los oídos de nuestro perro están infectados por estos ácaros porque el animal no parará de rascarse y sacudir la cabeza, debido a la intensa picazón que producen. Las orejas se volverán rojas y aparecerán algunas costras, aunque estas últimas también pueden ser síntoma de otras afecciones. Además, puede presentarse una secreción cerosa de color marrón oscuro que desprenda mal olor, así como pequeños hematomas y alopecia en la zona.


Para acabar con este problema necesitaremos la intervención del veterinario. En primer lugar tiene que diagnosticarle examinando una muestra de cerumen a través del microscopio o con una lupa. Así puede distinguir la presencia de estos ácaros, que se presentan como pequeños puntos blancos en continuo movimiento. Sin embargo, a veces basta con observar el interior del oído con un otoscopio.

El tratamiento se basa en el uso de los productos adecuados, que debe recetar el especialista. Tenemos que aplicar limpiadores en el canal auditivo del perro, tantas veces como haya indicado el veterinario. De esta manera, los ácaros no podrán refugiarse entre los restos de cera y los medicamentos podrán acceder a ellos y destruirlos.

Tras la limpieza, hay que verter el acaricida que haya prescrito el experto y que probablemente contenga piretrinas y tiabendazol. Debemos hacerlo siempre siguiendo las instrucciones del veterinario. Es fundamental que completemos el tratamiento para eliminar por completo la infección, y que revisemos a las demás mascotas que convivan con nosotros, ya que los ácaros son altamente contagiosos.

Durante el proceso, estos insectos escaparán de las orejas del can para instalarse en otras zonas de su cuerpo, produciendo picazón. Por eso, es importante que bañemos al perro con algún champú especial contra ácaros; el veterinario nos indicará cuál es el producto adecuado y la frecuencia de los baños. Asimismo, tendremos que limpiar a fondo la casa y los accesorios utilizados por el animal (plato de comida, su cama, collar, etc.).


Categorías

Enfermedades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario