Cómo enseñar a tu perro la orden “Échate”

Perro en posición de "Echado" o "Tumbado"

Como decíamos cuando explicábamos la técnica para enseñar a nuestro perro a sentarse (SITZ/SIENTA), se puede comenzar muy pronto, en la etapa de cachorro a practicar con la orden “Échate”  o “Plaz” (las ordenes en alemán son cortas, pero todas las lenguas son buenas para adiestrar a un perro…)

En este caso podemos utilizar también la técnica de inducción , lo cual en lenguaje más claro significa que aprovechando que el perro se tumba le decimos acto seguido “Échate” y así el perro asocia la acción con la orden. La secuencia es así: <Perro que se tumba + “ECHATE”+ “MUY BIEN” y recompensa>. Repitiendo esto a menudo conseguiremos que el perro se acostumbre a la orden y que acabe ejecutándola para agradarnos.

Cuando el perro haya crecido un poco podemos probar también la misma técnica que usamos para el “SITZ”. Con un bocado de comida que le agrade (una salchicha por ejemplo) poniéndoselo delante del hocico hacemos que siga nuestra mano hasta el suelo. Cuando el animal se eche completamente le daremos el trocito de salchicha y repetiremos la acción unas diez veces por sesión. No tenemos que darle ninguna orden. En días sucesivos podemos darle ya la orden “ÉCHATE” señalándole con el dedo y guiándolo hasta el suelo, y en el momento en que esté tumbado le daremos la recompensa. Poco a poco iremos espaciando las recompensas y dándoselas alternativamente. No obstante nunca debemos dejar de darle alguna vez el premio para mantener su interés.

La orden de “ÉCHATE” no es sencilla, para el perro supone aceptar la dominancia por parte de su dueño. Es una postura de sumisión para él.

Con el adiestramiento tradicional (Presión) esta postura de “ÉCHATE” o tumbado se consigue utilizando presión física o coerción, para luego liberar al animal con la orden “HOP” ,una palmada en el pecho y juego. Si se hace de este modo, debe de hacerlo un profesional acreditado.

La orden de “ÉCHATE”, sobre todo cuando se ordena a distancia con el perro en movimiento es importantísima, nos permite controlar al perro. A veces es mejor ordenar a un animal que va derecho hacia un peligro (cruzar una carretera, p. ej.) que se eche, a que vuelva. Es más rápido. Una de mis perras gracias a un “PLAZ A DISTANCIA” salvó la vida una vez. Se tumbó a un metro del autobús que la iba a atropellar sin remedio. Es por eso que debemos considerar que adiestrar un perro no es un pasatiempo, sino una verdadera necesidad. No es para lucirse con el perro enseñándole a los amigos los trucos que hace cuando tomamos el vermout los domingos. Los perros tienen una dignidad, muchas veces más que nosotros mismos incluso…

Perro en posición de "Echado" con su guía


Escribe un comentario