Cómo enseñar a un perro a dar la pata

Pata

¿Te gustaría que tu perro te diera la pata cada vez que se la pides? Para enseñarle, tendrás que tener un poco de paciencia y muchas golosinas para perros, ya que va a aprender algo totalmente nuevo para él.

Para que le resulte mucho más sencillo, es importante no tener prisa. Cada peludo tiene su propio ritmo de aprendizaje, pero ya verás como tu can lo consigue. Descubre cómo enseñar a un perro a dar la pata paso a paso.

Primero: Enséñale a sentarse

Sentarse es algo muy natural en los perros, por lo que enseñarle la orden ”sienta” es muy fácil. Para ello, puedes hacer dos cosas, o ambas en diferentes situaciones:

  • Cada vez que le veas que se va a sentar, y ANTES de que lo haga, dile ”sienta” y, cuando lo haga, dale una golosina para perros que le guste mucho.
  • La siguiente opción es enseñarle la golosina, y pásasela por la parte posterior de la cabeza, siempre manteniéndola muy cerca de la nariz. Verás que se agacha, y al hacerlo, se sentará. Entonces le podrás decir ”sienta” y darle la golosina.

Dependiendo del caso, quizás haya que repetírselo muchas veces, pero no tardará en aprenderlo si se es constante. Una vez lo sepa, podrás enseñarle a dar la pata.

Segundo: Enséñale a dar la pata

Esta orden es algo más complicada, pero igualmente todos los perros pueden aprenderla. Para ello, necesitarás también golosinas para perros. Se hace de la siguiente manera:

  1. Pídele un ”sienta”.
  2. Muéstrale la golosina, sujetándola entre el dedo pulgar e índice.
  3. Coloca la mano a una altura donde el can pueda alcanzarla.
  4. Espera a que ponga su pata encima de tu mano. No le digas nada. Una vez la ponga, dale el premio. Repite unas cinco veces en cinco minutos durante unos días, hasta que veas que ha captado el mensaje.
  5. Empieza a decir la orden verbal (por ejemplo, ”pata”) cada vez que le muestras la mano con la golosina. Así poco a poco entenderá que la orden ya no es la golosina, sino la palabra ”pata”. Después de que la haya cumplido, dale su premio.
  6. Poco a poco y gradualmente, pídele la pata sin usar golosina alguna. Si cumple la orden, dale una caricia o dile un ”muy bien”.
  7. Una vez haya aprendido a dar su pata, prueba a que te dé la otra. Tienes que seguir esta misma secuencia.

Perro tumbado

Las sesiones deberán de ser cortas, de no más de cinco minutos. Así se evitará que se frustre.


Categorías

Adiestramiento

Mónica Sánchez

Los animales siempre han estado muy presentes en mi vida. Actualmente tengo tres gatos y tres perros, y cada día sacan lo mejor de mí. Son unos seres muy especiales que siempre me enseñan algo nuevo. Es una enseñanza que voy a compartir contigo.

Escribe un comentario