Como enseñar a tu perro a ser obediente III

como-enseñar-a-tu-perro-a-ser-obediente-3

Aplicarle la herramienta de la Obediencia a nuestra mascota puede ser algo fácil y divertido si se sabe hacer, y muy práctico a la hora de poder desarrollar el potencial de nuestro perro y tener control real sobre él.

Hoy voy a seguir explicando la línea de ejercicios con la que se aplica la herramienta a fin de ser lo más efectiva posible. Os dejo con la entrada Como enseñar a tu perro a ser obediente III. Espero que os guste.

Para empezar a aplicarle la herramienta, es necesario que te leas el artículo anterior, Como enseñar a mi perro a ser obediente, donde te doy una introducción a la herramienta.

Vamos a empezar a explicar la línea de dos ejercicios con los que vamos a empezar a inculcarle la herramienta a nuestro perro. Tenemos que estar tranquilos y serenos, y nos harán falta chucherías, salchichas o golosinas que sean apetitosas para él. Los ejercicios se ponen en práctica después de un paseo de una hora más o menos, que nuestro perro este relajado pero no cansado. También nos hará falta un clicker o un silbato para remarcarle las órdenes, aunque también podemos utilizar palabras puente, que lo lleven a entender nuestros deseos.

El primer ejercicio es muy fácil. Durante 3 semanas vamos a enseñarle a que venga a nuestro lado en el momento de llamarlo por su nombre. La primera semana, con los premios ya preparados y dentro de casa, lo llamaremos aleatoriamente por su nombre para que dirija su atención hacia nosotros.

Tenemos que tener preparadas las chucherías, e irlo llamando desde cualquier sitio de hogar por su nombre. Cuando venga, la secuencia es muy fácil: al llegar clicamos el clicker o hacemos sonar el pito o le decimos la palabra Puente, que en este caso podría ser algo como ¨Buen Chico!!!¨, y justo después de hacer una de estas 3 cosas le damos su golosina. Fácil ¿verdad?. Seguir la secuencia de entrega de premio correctamente es muy importante. No puedes darle la golosina sin aplicar antes el clicker, el silbato o la palabra puente.

La segunda semana, hacemos lo mismo en casa y cuando lo saquemos de paseo atado. Él va andando a nuestro lado, lo llamamos por su nombre, y cuando atiende y se acerca, clicamos, pitamos o decimos la palabra puente, para acto seguido darle su chuchería. La tercera semana será en la casa y en la calle, amarrado y suelto. Cuando esté jugando suelto, lo llamas y le aplicas la secuencia que habéis estado practicando, que es llamarlo, remarcar lo que nos gusta con la palabra puente, el clicker o el silbato y después darle su premio.

Pues a la espera de vuestros comentarios, sugerencias o dudas quedo. Un saludo y hasta un próximo tutorial, donde terminare de explicar la primera línea de ejercicios de esta herramienta. Gracias a tod@s y hasta pronto.



Antonio Carretero

Educador canino, Formador personal y Cocinero para perros afincado en Sevilla, tengo una gran vinculación emocional con el mundo de los perros, ya que provengo de familia de adiestradores, cuidadores y criadores profesionales, desde hace varias generaciones. Los perros son mi pasión y mi trabajo. Si tienes cualquier duda, estaré encantado de poderte ayudar, tanto a ti como a tu perro.

Escribe un comentario