Cómo evitar las indigestiones en el perro

Evitar las indigestiones en el perro

Alimentar al perro puede ser algo muy sencillo, pero en ocasiones podemos estar haciéndolo mal, de forma que este proceso acabe perjudicando a nuestra mascota. Hay formas de evitar las indigestiones en el perro, para que puedan aprovechar los nutrientes sin sentirse enfermos. Pero como en muchas ocasiones ellos no saben moderarse, debemos ser nosotros los que marquen las pautas para que esto suceda.

Hay formas fáciles de evitar las indigestiones en cualquier perro. Evidentemente, si tu mascota es joven, fuerte y sana, es poco probable que esto le pase, pero siempre hay que estar atentos. Una mala digestión puede tener consecuencias más importantes, como una gastritis o una torsión de estómago.

Lo primero que hay que plantearse para evitar males estomacales en nuestra mascota, es la cantidad de pienso que es necesaria para ellos. En función de su tamaño, su constitución  y peso, la edad, la actividad física y su estado de salud, tendremos que incluir una cantidad u otra. Además, es posible que sea mejor racionarlo en varias tomas, o que tengamos que remitirnos a un pienso específico.

Otra cuestión que debes conocer, es que si tu perro es nervioso, puede ingerir la comida demasiado deprisa, por lo que tiene más probabilidades de tener una mala digestión. Esa ansiedad debe cortarse desde pequeño, dándole la comida solamente cuando se mantengan tranquilos. También tienes comederos especiales que les obligan a comer más despacio, por lo que son una buena alternativa.

Cuando el perro termine su comida, hay que evitar el ejercicio físico excesivo. Su estómago debe reposar, como el de cualquier persona, para tener una digestión completa. Si quieres pasear, espera al menos media hora. Así evitarás que vomite o que se sienta mal. El movimiento incluso puede llevarle a tener la torsión de estómago, sobre todo en perros grandes.

Más Información – Conocer y prevenir la torsión de estómago en perros



Susy Fontenla

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Escribe un comentario