Cómo evitar que el perro tire de la correa

evitar que el perro tire de la correa

El paseo con el perro debería ser un momento de relajación y de disfrute para ambos. Sin embargo, hay muchas mascotas que cuentan con muchísima energía, y que van tirando constantemente de la correa, para enfado y frustración de muchos dueños. Pero podemos evitar que el perro tire de la correa con sencillos pasos.

Lo que sí se debe tener a la hora de adiestrar a un perro es una paciencia infinita. Hay que trabajar a diario con pequeños gestos, para hallar resultados a largo plazo. Nuestros peludos son muy listos, pero a veces no pueden evitar dejarse llevar por su energía, por lo que debemos enseñarles a respetar el paseo.

El momento anterior a la salida es muy importante. Normalmente, cuando cogemos la correa ellos ya saben que van a salir, ya que siempre aprenden por asociación. Se ponen nerviosos y no lo evitamos. Hay que esperar siempre a que se tranquilicen. En principio puede llevar tiempo, pero no hay que ceder, o saldrán ya nerviosos de casa, dispuestos a tirar de la correa.

Para la mayoría de los perros, es mucho mejor usar el collar, ya que son más sensibles a los toques cuando cambiamos de dirección o paramos. No es cuestión de tirar de ellos, evidentemente, porque eso les molesta, pero con los arneses no podremos guiarlos tan fácilmente.

Lo mejor es dejarlos correr libremente en algún campo en el que se puedan soltar. Necesitan gastar energía, y en el juego también podemos enseñarles cosas. Cuando estén más relajados, es el momento perfecto para practicar el paseo con la correa. Cuando paseen a nuestro lado y no tiren es cuando hay que premiarlos. Hay que llevar premios en el bolsillo, y ellos terminarán asociando su buen comportamiento a algo positivo.


Categorías

Adiestramiento

Susy Fontenla

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Escribe un comentario