Cómo evitar que el perro ladre

Perro dingo

El ladrido de los perros a veces puede resultarnos muy molesto, y si tenemos vecinos también podemos acabar teniendo problemas. Pero antes que enfadarnos con el animal y tratarlo como no debemos, es muy importante que nos paremos a pensar por qué ladra. Sólo así podremos evitar esas situaciones que pueden no gustarnos demasiado.

Así que si te gustaría saber cómo evitar que mi perro ladre, en esta ocasión vamos a hablar sobre este tema tan interesante sobre el particular lenguaje de los canes.

Antes de empezar, me gustaría decirte algo que creo que es muy importante: no se puede tener un perro que no ladre nunca en su vida. El ladrido es la forma oral que tienen de transmitir un mensaje, ya sea a otros animales o a nosotros mismos. Sí que es verdad que hay perros que ladran muy poco, y que hay otros que son más habladores, pero todos ellos lo hacen, todos ladran. Ahora bien, ¿cómo se puede evitar que un perro ladre demasiado?

La respuesta es sencilla aunque complicada a la vez: escuchándole. Lo sé, con esto parece que no te he dicho nada, pero debes saber que con cada ladrido no está diciendo algo. Por ejemplo, si acabas de salir de casa y nada más cerrar la puerta ladra, te está diciendo que vuelvas con él; si acaba de ver a un amigo y le ladra loco de contento moviendo la cola feliz, le estará diciendo que quiere jugar con él. En definitiva, hay que analizar cada situación para saber por qué ladra y qué mensaje está transmitiendo.

Perro divirtiéndose

Trucos o maneras de disminuir el ladrido del perro hay varios, que son el ejercicio físico y mental, dedicar tiempo a estar con él, y dejar que interactúe con otros perros, personas, gatos,… Si vamos a dar paseos o, mejor, si salimos a correr con nuestro amigo, si aprovechamos al máximo las horas que pasamos con él, y si además nos lo llevamos ya desde cachorro a sitios donde haya otros animales y personas, el can va a estar mucho más tranquilo y, sobretodo, feliz.


Categorías

Adiestramiento

Mónica Sánchez

Los animales siempre han estado muy presentes en mi vida. Actualmente tengo tres gatos y tres perros, y cada día sacan lo mejor de mí. Son unos seres muy especiales que siempre me enseñan algo nuevo. Es una enseñanza que voy a compartir contigo.

Escribe un comentario