Cómo evitar que mi perro muerda y destroce objetos I

Un problema común para muchos dueños de perros, que de no prestársele atención , puede llegar a constituir un motivo de abandono o de deseo de deshacerse del animal en el que se han puesto todas las expectativas. En un intento de ponerle remedio debemos, para empezar, tener en cuenta las siguientes premisas:

Enfadarse con un perro no lleva a ningún sitio… Hay que actuar con la cabeza fría, no podemos dejarnos llevar por nuestros impulsos. Su lógica es distinta a la nuestra, y bajo el punto de vista canino un líder que se muestra violento o irascible pierde valoración frente a la manada, no es digno del puesto que ocupa, y nosotros no queremos que nuestro perro piense eso de nosotros ¿verdad…?

– “Corregir en el momento justo“: los perros viven en presente, de nada vale regañar a nuestro compañero media hora después de haber sucedido los hechos. Su cerebro no le permite asociar la reprimenda con la acción cometida con anterioridad, para él por cierto ni mala ni buena (no se cuestiona ni analiza la acción con nuestro código de principios morales).

Si queremos tratar con perros tenemos que aprender a pensar como ellos. Si reñimos tiene que ser en el momento en que se comete “la tropelía” y con el rigor adecuado, ni mucho, ni poco. Si lo pillamos comiéndose la corbata horrible que nos regaló la suegra (y que no tenemos en gran estima) hay que regañarle igual que si se estuviera comiendo la bufanda de nuestro equipo (el no entiende sobre el valor de los objetos) Acto seguido, podemos entregarle un juguete que use normalmente para morder, para que así entienda que ahí es donde debe de calmar sus ansias.

¿Tiene muchos juguetes a su disposición o ninguno?: Tan malo es que nuestra mascota tenga quince juguetes encima de su manta, como que no tenga ninguno. Si tiene demasiados juguetes pensará que tiene licencia para morder todo lo que se pone en su camino, que la casa entera le pertenece. Si no tiene nada para morder no podrá desahogarse (en especial al principio cuando le estén saliendo los dientes) y la emprenderá con cualquier objeto a su alcance.

Seguiremos en sucesivos comentarios analizando las posibles soluciones para este comportamiento indeseado.


Escribe un comentario