¿Cómo funciona el microchip para perros?

Bichón Maltés cachorro.

Al acoger un animal en nuestro hogar debemos aceptar ciertas normas de acuerdo con las leyes actuales. Una de ellas es el llamado microchip, considerado como el DNI de las mascotas, que nos permite identificarlas legalmente y, por tanto, nos facilita recuperarlas si se pierden. Por ello es obligatorio en todas las comunidades autónomas del país. Pero, ¿cómo funciona exactamente este sistema?

El microchip fue implantado por primera vez en Cataluña, a finales de los años ochenta. Se trata de un pequeño dispositivo electrónico del tamaño de un grano de arroz (1,5 cm) que incluye un código numérico único en su interior, de nueve dígitos y cuatro letras. El veterinario lo inserta bajo la piel del perro, en el cuello, de manera que puede ser observado por otros expertos a través de un escáner especial. Así acceden a los datos asociados a dicho código y pueden localizar a sus dueños. Es fundamental que actualicemos esta información cada vez que sea necesario; por ejemplo, cuando cambiemos de domicilio.


Tanto la implantación del microchip como su lectura son procesos indoloros. El veterinario lo inyecta en el cachorro cuando tiene entre un mes y medio y dos meses de edad, a través de una aguja hipodérmica. Está fabricado con un material biocompatibe que no causa alergias ni irritaciones en el cuerpo del animal, por lo que es totalmente seguro. Para su lectura basta con posicionar el escáner sobre la zona, sin necesidad de alterar lo más mínimo al can.

Este sistema sufre una importante grieta, y es que a día de hoy no existe un registro de identificación de animales de compañía único a nivel nacional, lo que ralentiza el proceso de localización de los dueños. En comunidades diferentes a aquella donde ha sido registrado el microchip, no constarán los datos oficiales de la mascota. Por ello si nuestro perro se pierde fuera de la comunidad donde está inscrito, deberemos notificarlo al Registro o Archivo de Identificación de Animales de Compañía de ambas comunidades para agilizar los trámites.

Por otro lado, la Unión Europea tiene su propio sistema de búsqueda, llamado Europetnet. Se trata de un grupo de asociaciones que incluyen los registros de identificación de todos los animales del continente que tienen microchip. Si nuestra mascota se perdiera en un país europeo diferente al nuestro, podríamos introducir el número del microchip en su página web, con lo que obtendríamos una lista de entidades donde ha estado el animal desde el momento de su pérdida.


Categorías

General Perros

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario