Cómo funcionan las urgencias veterinarias

Urgencias veterinarias

Todos podemos encontrarnos ante un caso en el que hay que trasladar a un perro a urgencias veterinarias. Si no estamos familiarizados con esto, podemos vernos desbordados, y no saber qué hacer en estos casos. Por eso es importante tenerlo claro, para actuar rápido en estas ocasiones.

En un momento en el que perro se encuentre muy mal, es fundamental la rapidez. Es por eso que siempre debemos tener a mano el número de urgencias veterinarias más cercano. Si todavía no sabes qué hacer si tu perro se pone mal y no hay clínicas veterinarias abiertas, descúbrelo.

Lo primero que debes tener claro que una urgencia veterinaria es una ocasión en la que el perro no puede esperar a que haya una clínica abierta. Un atropello, un parto con problemas, una herida grande o bien un envenenamiento son cosas que hay que atender en el momento. Por otro lado, si notas síntomas raros que no reconoces, también puedes llamar para informarte, ya que puede ser algo leve.

Las urgencias veterinarias no están reguladas en nuestro país, por lo que nos encontramos con que en cada lugar las gestionan de una forma diferente. Debes preguntar en el veterinario al que acudes normalmente, ya que puede haber un centro para urgencias o simplemente varios veterinarios que las cubren en tu zona. De esta forma, podrás tener siempre a mano el teléfono de urgencias, para llamar en caso de que sea necesario.

Para llevar a tu perro a que sea atendido, hay clínicas que cuentan con sus propias ambulancias para mascotas, pero esto solamente suele pasar en grandes ciudades que pueden contar con servicios completos. En la mayoría de los casos, será el particular el que tenga que trasladar a su perro a urgencias. Es bueno llamar antes, para avisar y para que nos aporten algunas instrucciones, por ejemplo para tapar heridas.

Más Información – Urgencias con mascotas


Categorías

Enfermedades

Susy Fontenla

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Escribe un comentario