Cómo jugar con un perro II

Más recomendaciones y sugerencias para que difrutes del juego con tu perro, reforzando el vínculo que te une a él. Además te servirá para educarle y captar su atención, fundamental en cualquier programa de adiestramiento canino:

  • ¿Tu perro juega sólo con otros perros…? : Muchos amos bienitencionados llevan a su perro al parque para que allí se reúna con otros perros y juegue. Ven al animal corriendo a sus anchas con otros de su especie, y felices,  se desentienden…, y se ponen a “arreglar el mundo” con el resto de los propietarios presentes. Esto para el perro es muy bueno, desde luego, sociabiliza con sus congéneres, quema energías y nosotros ampliamos nuestro círculo de amistades, y ¿quién sabe…? incluso nos liguemos a la bella joven de ojos almendrados dueña del simpático Beagle… (¡Ay! ¡Si me hubiera comprado el cachorro a los veinte…! decía suspirando melancólico un amigo mío de cierta edad…) , pero la cuestión a plantear es otra: ¿qué pensará nuestro perro de nosotros…? (los perros piensan y sienten) ¿ A nosotros nos importa lo que opine…? Seguro que piensa algo así: “Ya está el palizas éste que en un rato quiere que abandone a mis amigos perrunos y volvamos a casa…” “¡ Vaya rollo…!” ” Bueno… mañana regresaré al parque a toda velocidad para no perder un minuto y seguir jugando… y el pringui me seguirá…” Bueno,  nuestro perro nos aprecia en el fondo… pero resulta más interesante ” estar con los colegas”, eso es lo primero en el mundo para él…

Chica jugando con perros

Veamos ahora otra casuística…

  • “Combino el jugar yo con mi perro, con llevarle a jugar con perros” : Desde que era un cachorro nos preocupamos de relacionarlo con otros canes, queríamos que aprendiera el “lenguaje y las maneras” de sus iguales, pero asi mismo procurábamos transcurrir buenos ratos jugando con él, no demasiado largos, para dejarle con ganas de más, y también  paseábamos, corríamos juntos, etc. Si se fijaba en otro perro y se largaba con él por el parque, nos escondíamos detrás de un árbol y lo llamábamos , y ante la desesperación por perdernos, fluía por sus venas el pánico y regresaba a la carrera buscándonos. Luego nos encontraba y era todo alegría, juego y lametones. Esta es una postura positiva, y de ponerla en práctica conseguiremos un perro pendiente de nosotros, atento a nuestras órdenes. Los perros hay que “usarlos” no nos olvidemos, para tenerlos por tenerlos venden perros de loza fantásticos en los bazares y en las tiendas chinas. No comen, no ladran, todo son ventajas…

Escribe un comentario