Cómo prevenir y tratar la displasia de cadera en tu perro

Enfermedades: displasia de cadera

La displasia de cadera es una enfermedad que consiste en la malformación de la articulación coxofemoral. Puede ocasionar molestias a la hora de tumbarse, subir escaleras e incluso caminar o levantarse, por lo que en muchos casos reduce drásticamente la calidad de vida de tu mascota. La mala noticia de esta enfermedad es que congénita, hereditaria y degenerativa. La buena es que con cuidados y prevención se puede reducir mucho su avance o su aparición.

Las razas más propensas a tener displasia de cadera son aquellas grandes o maxi, debido al rápido crecimiento del perro sobre una estructura ósea prematura. No obstante, hay razas genéticamente predispuestas, como el Pastor alemán, el Labrador, los Rottweiler, los Mastines, el Terranova o el Golden Retriever. Hoy en día, se trata de controlar esta enfermedad con la castración de los ejemplares que la padecen, para que no la transmitan, y con la obligación en los clubes de razas de emitir el Certificado libre de displasia.

De todas formas, hay otros factores que influyen en su aparición, por lo que puede desarrollarla aunque los padres no tengan displasia de cadera. Uno de ellos es el sobrepeso durante la infancia del perro, la alimentación deficiente en su crecimiento o el ejercicio físico excesivo durante la etapa de cachorro. Esta enfermedad puede aparecer entre los 3 meses y los 3 años, e ir empeorando, por lo que es fundamental controlar estos factores en el crecimiento del cachorro.

Hay diferentes niveles en la displasia de cadera, ya que puede ser leve, moderada o grave. En los peores casos, la solución sería optar por la medicación o las intervenciones quirúrgicas. Si es un proceso leve, se puede ayudar al perro de muy diversas formas. La natación le proporcionará una mejora en la musculatura sin dañar sus articulaciones, el ejercicio ligero también. Por otro lado, hay que evitar las superficies en donde puedan resbalar y darse golpes, crear un sitio cómodo para que se tumben, proporcionarles calor en la zona e incluso acudir a los masajes terapéuticos. Con los cuidados adecuados, tu perro podrá llevar una vida confortable y feliz.

Más información – Razas de perros: el perro lobo de Chequolovaquia

Foto Vía – Wikimedia


Categorías

Enfermedades

Susy Fontenla

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Escribe un comentario