Cómo saber si mi perro está envenenado

Perro con ojos rojos

Sabemos que nuestros amigos los canes son muy curiosos por naturaleza, y que por lo tanto, tenemos que mantenerlos vigilados para evitar que surjan problemas. Ahora bien, a veces, por mucho que lo intentemos podemos salir a pasear un día con él y, sin darnos cuenta, que el animal se trague algo que no debería.

Aunque no se debería de hacer, lamentablemente hay personas que se dedican a envenenar a los perros dejando restos de comida a la que le han puesto algún tipo de veneno, ya sea en los parques, en las playas o incluso en las calles. Por ello, te vamos a decir cómo saber si mi perro está envenenado.

Formas de intoxicación

Pero antes, es importante que sepas que hay 3 formas de intoxicación:

  • Vía oral: cuando ingiere el producto directamente, o bien se come algo -una hierba o comida- a la que le han puesto veneno.
  • Vía tópica: cuando se le aplica en la piel alguna sustancia que lo intoxica.
  • Vía respiratoria: que es cuando el perro inhala una sustancia que es peligroso para él.

Venenos más comunes

Cuando tenemos un perro tenemos que intentar mantenerlos alejados de todos los productos que a nosotros nos podría causar alguna reacción, y es que son esos mismos productos los que podrían envenenarlo: los que utilizamos para limpiar y para mantener el coche en condiciones, así como los insecticidas y abonos químicos que usamos tanto para cuidar las plantas como para mantener alejados a los insectos y otras plagas.

Además, hay muchas plantas que son venenosas, como por ejemplo las siguientes:

  • Cycas revoluta
  • Syringa vulgaris
  • Rhododendron
  • Narcissus
  • Ricinus comunnis
  • Dieffenbaquia
  • Clivia miniata

También algunos alimentos, como el chocolate, las uvas, el aguacate, la cebolla o el ajo. Además, nunca se debe de poner un medicamento para humanos sin antes consultar con un veterinario, pues podríamos poner su vida en peligro.

¿Cómo saber si ha sido envenenado?

Perro enfermo

Los síntomas más frecuentes de envenenamiento son los vómitos, diarrea, problemas para respirar y/o caminar, pérdida de apetito, apatía, marcas en la piel, babeo excesivo y, en casos más graves, convulsiones.

Si tu perro tiene alguno de estos síntomas, llévalo lo antes posible al veterinario.



Mónica Sánchez

Los animales siempre han estado muy presentes en mi vida. Actualmente tengo tres gatos y tres perros, y cada día sacan lo mejor de mí. Son unos seres muy especiales que siempre me enseñan algo nuevo. Es una enseñanza que voy a compartir contigo.

Escribe un comentario