Cómo sobrevivir al ataque de un perro II

Siguiendo con las recomendaciones que ya apuntamos de no echarse a correr o hacer aspavientos para no activar el instinto de caza en un perro agresivo, el mejor consejo que puedo dar para minizar los efectos de una agresión canina, es  observar la propia naturaleza. Los parques son grandes escuelas para aquellos interesados en aprender el lenguaje de los canes. ¿Qué hace un perro que se siente amenazado por otro más dominante? Rehuir la mirada , no dirigirse hacia él, sino rodearle por un lateral. Si va a ser mordido adoptar una postura de sumisión. Nosotros deberíamos hacer algo similar (sobre todo evitar la mirada directa a los ojos), si bien la postura de sumisión , en caso de extremo peligro e inminente ataque, se puede sustituir por la siguiente: arrodillarse en el suelo con la cabeza entre las rodillas y con las manos entrelazadas cubriendo la nuca. Esta es la postura de defensa. El perro podrá mordernos en brazos piernas, costados, pero no en puntos vitales como la nuca o la cara.

A veces las situaciones se resuelven de forma inusitada. Recuerdo en una ocasión que pasé frente a un garaje y desde el fondo del mismo se abalanzaron tres perros hacia mi. Instintivamente agarre una piedra del suelo para tirársela. Al momento los tres perros pararon en seco y escaparon volviendo sobre sus pasos. Se ve que ya les habian apedreado alguna vez… También, en un seminario de adiestramiento, un perro se arrancó para atacar a otro. Uno de los participantes le gritó, y dió un paso hacía él, a la vez que levantaba una mano alzando el brazo. El animal cesó en el ataque, pensando tal vez en enfrentarse en algo más grande y fiero … Una buena medida, sobre todo si se camina por el monte a menudo, es llevar un dispositivo electrónico de ultrasonidos (venta en armerías y por internet). En cuanto se activa no hay perro que no se largue… Ir por el campo sólo y con un único perro ( y encima ladrador) tampoco es muy sano… Si llevas dos o tres la cosa cambia.Serás más respetado frente a los perros que salgan a tu paso.  Mucha prudencia al atravesar fincas, y el cayado siempre en la mano diestra en todo paseo campestre, y cuidado con los rebaños, que detrás de cada uno viene don mastín a pedir explicaciones…


Escribe un comentario