Cómo tratar a un perro envenenado

Boxer blanco

El perro, al ser un animal muy glotón, a veces puede tragarse cosas que no debería. Cosas que podrían poner su vida en peligro a menos que actuemos con rapidez. Pero, ¿qué tenemos que hacer para que nuestro amigo se pueda recuperar lo más rápido posible?

Si nos lo encontramos sacando mucha espuma por la boca, con problemas para respirar, y/o con cualquier otro síntoma que nos haga sospechar que ha ingerido algún veneno, es importante que sepamos cómo tratar a un perro envenenado.

¿Cómo puede intoxicarse un perro?

El peludo puede intoxicarse por tres vías distintas:

  • Cutánea: cuando el veneno entra en contacto con la piel.
  • Respiratoria: cuando el can lo inhala.
  • Oral: cuando lo ingiere.

Hay muchos productos que tenemos en casa que pueden ser fatales para nuestro amigo, como por ejemplo: medicamentos para humanos, plantas venenosas (como la Flor de Pascua o la Calathea), alcohol, tabaco, productos para el mantenimiento del coche, herbicidas, insecticidas y fertilizantes químicos, o productos de limpieza.

Síntomas de envenenamiento en perros

Cuando un perro ha tenido contacto o ha ingerido alguna sustancia tóxica o venenosa, puede experimentar uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Salivación excesiva
  • Debilidad
  • Fiebre
  • Convulsiones
  • Dificultad respiratoria
  • Rigidez muscular
  • Mareos
  • Tos
  • Temblores
  • Pérdida de apetito
  • Exceso de sed

Si detectamos cualquiera de estos síntomas, es muy importante acudir cuanto antes al veterinario, o llamarlo para que vaya a casa si ofrece servicios a domicilio. Sin embargo, podemos darle los primeros auxilios nosotros.

Ayudando a un perro envenenado

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Lo llevaremos a una habitación ventilada e iluminada.
  2. Contactaremos con el veterinario para informarle sobre el veneno que ha ingerido el perro, para que nos indique qué tenemos que hacer, ya que si ha ingerido algo corrosivo, o si está desmayado o muy débil, no podemos provocarle el vómito bajo ningún concepto, pues podría sufrir quemaduras internas.
    No le daremos ningún líquido ni comida hasta que sepamos lo que tenemos que hacer.
  3. En el caso de que tengamos que provocarle el vómito, le daremos 1ml de agua oxigenada por cada kilo de peso diluida en agua a partes iguales con una jeringa sin aguja. Si en 15 minutos no ha vomitado, le podemos dar una segunda dosis, pero no más.
  4. Si se ha intoxicado por vía cutánea, le limpiaremos la zona cepillándolo y cortando, si es necesario, ese trozo de pelaje.
  5. En el caso de que el veneno haya tenido contacto con ojos, piel o mucosas, se lo limpiaremos con abundante agua.
  6. Cuando ya esté mejor, le daremos agua fresca si el veterinario lo indica.

Perro pequeño

Así, el can volverá a hacer vida normal muy pronto 🙂 .



Mónica Sánchez

Los animales siempre han estado muy presentes en mi vida. Actualmente tengo tres gatos y tres perros, y cada día sacan lo mejor de mí. Son unos seres muy especiales que siempre me enseñan algo nuevo. Es una enseñanza que voy a compartir contigo.

Escribe un comentario