Cómo tratar la coprofagia canina

Perro

La coprofragia canina es un trastorno del comportamiento muy común. Consiste en que el perro come sus excrementos o el de otros animales. Los motivos pueden ser varios, y todos ellos los vamos a citar para que de esta manera sepas cómo tratar la coprofagia canina.

Apunta estos consejos para que tu peludo deje de comportarse de ese modo y así podáis disfrutar más de los paseos.

¿Por qué mi perro come heces?

Los perros pueden comer excrementos por varios motivos:

Alimentación de poca calidad

Cuando le damos a nuestro amigo una comida que no es de muy buena calidad, no le estamos dando todas las vitaminas que necesita su cuerpo para poder crecer y/o mantenerse sano. Por este motivo, es muy recomendable darle un pienso que tenga un alto porcentaje de carne (mínimo un 70%), o pasar a darle comida cruda o BARF.

Estrés

A menudo el estrés es el causante de los problemas de comportamiento de nuestros amigos. Si estamos pasando por una mala época, es importante que, cuando estemos con el can, estemos tranquilos, ya que de lo contrario enseguida notará la tensión. Además, si se mantiene esta situación por varios días o semanas, el perro puede reaccionar empezando a comer sus heces o las de otros animales.

Porque le parecen apetitosas

Sí, ya sé que parecen más bien todo lo contrario, pero a juicio de tu perro tienen buen sabor. Y teniendo en cuenta que el sentido del olfato canino está mucho más desarrollado que el nuestro, y que les pueden gustar otro tipo de cosas, no es de extrañar ver a un can comiendo lo que no tiene que comer.

¿Cómo evitarlo?

La mejor manera de evitarlo es redigiriendo al animal. Antes de salir a pasear, tenemos que preparar una bolsa de golosinas para perros que huelan mucho, y hacer si hace falta unas cuantas respiraciones tranquilas para calmarnos. Luego, sólo será cuestión de estar muy atentos a lo que haya en el suelo para poder anticiparnos. Enseguida que veas una, haz lo siguiente:

  • Coge una golosina y enséñasela a tu peludo, pero no se la des.
  • Aleja a tu can de las heces, siempre enseñándole la golosina. Si el trayecto es largo (por ejemplo, si la calle está llena de heces), ve dándole una golosina cada 3-4 pasos.
  • Cuando por fin estéis lejos, prémialo.

Será necesario repetir varias veces hasta que el perro llegue a preferir la golosina, pero al final el trabajo habrá merecido la pena.

Cachorro feliz

Mucha suerte, y ánimo.


Categorías

Enfermedades

Mónica Sánchez

Los animales siempre han estado muy presentes en mi vida. Actualmente tengo tres gatos y tres perros, y cada día sacan lo mejor de mí. Son unos seres muy especiales que siempre me enseñan algo nuevo. Es una enseñanza que voy a compartir contigo.

Escribe un comentario