Comportamiento de la raza Dálmata

Perro de raza Dálmata

Esta hermosa pero muchas veces sobreestimada raza de perros padece el problema de la fama. Tras haberse rodeado de una aureola romántica especialmente a través del cine, muchas son las personas que pueden querer un dálmata únicamente por su apariencia y pensando que va a ser un perro fácil de tener.

En primer lugar, partamos de que el dálmata es un perro de porte grande, por lo que un apartamento no es el lugar adecuado para él, además de que un espacio reducido le impedirá ejercitarse adecuadamente, e incitará a distraerse con cualquier objeto que encuentre a su alcance, y dado que se trata de una raza propensa a la destrucción, esto podría ser fatal para nuestra casa. Lo mejor es un ambiente holgado donde el pueda desplazarse a gusto y estar cómodo. 

Y no puedes descuidar por nada su educación y asimilación de las reglas, pues si bien por naturaleza tiende a tener un carácter dominante, también presenta mucha receptividad para el entrenamiento y la obediencia. El secreto está en entrenarlo y socializarlo adecuadamente.

Perros dalmatas jugando

Como te mencionamos, el dálmata requiere de mucho ejercicio para poder evacuar toda la energía que alberga en su atlético cuerpo, por lo que resultaría un compañero ideal para llevar junto a nosotros en una rutina deportiva.

Pero también debes tener presente que no es la raza más delicada con respecto a los modales y a la hora de jugar puede mostrarse bastante brusco, por lo que no es el perro más indicado para acompañar a niños pequeños.

En cambio, es una excelente compañía para personas jóvenes, y un buen guardián del hogar para cuando la casa queda sola.

Más información: Raza de perros dalmatas


Escribe un comentario