Consejos para criar un cachorro con biberón

Cachorro con biberón.

A veces las circunstancias nos obligan a hacernos cargo de uno o varios cachorros recién nacidos. No es tarea fácil, pues además de suponer una gran responsabilidad debemos tener en cuenta un gran número de factores. El calor y la lactancia mediante el biberón son probablemente los más importantes.

Para empezar, necesitaremos leche maternizada especial para canes, que encontraremos en clínicas veterinarias y locales especializados en alimentación canina. Su preparación es sencilla; sólo tenemos que disolver la leche en polvo en agua caliente, añadiendo las cantidades que se indiquen en el embase. La misma dependerá de la edad y raza del cachorro. Jamás debemos usar leche de vaca, pues contiene demasiada lactosa, lo que puede provocar una fuerte diarrea en el animal.


El número diario de tomas también depende de la edad del perro. Al principio tendremos que proporcionarle seis tomas, reduciendo hasta cuatro dosis cuando cumpla su primera semana de vida. Lo más seguro es que el paquete incluya biberones de diferentes tamaños para poder adaptarnos más fácilmente a estos cambios. Suelen necesitar una toma cada cuatro horas aproximadamente.

La forma adecuada de darle el biberón es haciendo que el perro se recueste en un lugar mullido y cálido (los cachorros son muy sensibles al frío, por lo que siempre deben permanecer a una temperatura de entre 24 y 26 grados), sin cogerle en brazos, pues si lo ponemos boca arriba podría atragantarse. Después colocamos el biberón en su boca, dándole tiempo para que se enganche bien a él y dejando que beba la leche lentamente.

Tras cada toma tenemos que hacer que el cachorro expulse los gases, colocándolo sobre nuestro hombro y frotando su espalda delicadamente. Lo ideal sería que eructara dos veces. Además conviene que estemos atentos a sus deposiciones, pues si no defeca tenderemos que masajear suavemente la zona del vientre y del ano con un paño húmedo y templado, estimulando su digestión.

A partir de las cuatro semanas de edad el cachorro comienza a desarrollar los dientes, por lo que comienza el proceso de destete. Es entonces cuando podemos empezar a administrar una papilla adaptada, a la venta en cualquier tienda especializada. Debemos hacerlo de forma gradual, ofreciéndole también el biberón. Poco después podremos añadir a su dieta un pienso específico para esta etapa, mojado en agua para que se ablande un poco.

Lo normal es que a los diez días de edad el cachorro haya duplicado su tamaño. De no ser así, o en caso de diarrea o estreñimiento, debemos acudir cuanto antes a un clínica veterinaria. Aunque lo más aconsejable es consultar con un experto desde el principio para que nos asesore correctamente.



Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

2 comentarios

  1.   CEO de Malmor Group dijo

    Hola Raquel! No sabía que hubiera diferentes biberones según la edad del cachorro, aunque claro, tiene su lógica… a los nuestros los destetaron antes del mes, porque el que era su dueño se llevó a su madre a la trashumancia allá en el pirineo aragonés, y no se les ocurrió más que alimentarlos con restos y leche de cabra hasta que llegamos nosotros y los “rescatamos”. El día antes a nuestra llegada le habían dado magdalenas y leche de cabra… tenían las barrigas hinchadas pobrecitos… Pero bueno, que me enrollo jaja muy práctico e interesante el artículo!!

    Saludos!! 🙂

    1.    Raquel Sánchez dijo

      Hola, ¡gracias por tus palabras! Menos mal que rescatasteis a los cachorros, con restos y leche de cabra dudo mucho que hubieran salido adelante… Los recién nacidos requieren muchos cuidados en su alimentación. Pobrecitos. Me alegra mucho que finalmente encontraran un buen hogar. ¡Un abrazo!

Escribe un comentario