Consejos para Evitar los Celos en las Mascotas


Como lo habíamos mencionado anteriormente, cuando traemos a casa a una nueva mascota, nuestro antiguo animalito puede llegar a sentirse relegada y celosa. Por esa razón debemos hacer algunos arreglos e introducir una nueva serie de normas para que la convivencia fluya y evitemos los celos y las riñas entre ellos.

Ambos animales, sobre todo si son dos perros adultos, estarán luchando por una posición social, por eso debemos recordarles siempre que nosotros somos el líder y que como tal nos deben obedecer a nosotros.

Hoy les traemos algunos consejos para evitar los celos entre sus mascotas.

  • Si en nuestra casa ya tenemos un perro adulto y estamos trayendo un cachorro, podemos dar a conocer al nuevo miembro de la familia en una jaula. De esta manera estamos dejando que nuestro perro mayor lo huela y lo vaya aceptando. Esto le hará ver al animal adulto que, el nuevo integrante solamente es un cachorrito y que necesita protección. Si por el contrario, en vez de aceptar al perro pequeño, el adulto empieza a gruñirle y a quejarse, debemos de inmediato corregir esta actitud y enseñarle que esa actitud no es correcta ni aceptable.
  • Si por el contrario introduce un perro pequeño a otro de su misma edad, no se preocupe que no tendrán mayor problema. Ambos se relacionarán muy bien y permanecerán jugando todo el tiempo. Recuerde que al perro nuevo debe enseñarle las mismas reglas, como no morder los muebles o dañar sus zapatos. Es importante que en todo momento permanezca atento a la educación que le da a ambos cachorros ya que de ésta dependerá el buen comportamiento en su edad adulta.
  • Si llegase a suceder que ambos perros se peleen por su atención y cariño puede hacer este ejercicio: mantenga a ambas mascotas en conflicto muy cerca mientras acaricia a una de ellas. Si la otra le gruñe o ladra manténgalo alejado en una jaula mirando como acaricia a la otra. No deje de acariciar a su mascota así la otra continúe ladrando y gruñendo. En el momento en que esta deje de ladrar, sáquela de la jaula y póngala en sus piernas y acaríciela como recompensa. De esta forma la estará educando y enseñándole el comportamiento correcto.


Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario