Cuidados básicos para perros con artritis

Perro adulto tumbado en el suelo.

La artritis es la inflamación o desgaste de una o varias articulaciones, y tiene lugar entre los perros tan frecuentemente como en las personas. Esta enfermedad degenerativa se da sobre todo en canes de edad avanzada, aunque también puede tener su origen en un traumatismo o una malformación. Si no se trata a tiempo puede provocar fuertes dolores y extenderse a otras articulaciones, por lo que es necesaria la ayuda de un veterinario.

Una vez el experto indique cuál es el tratamiento adecuado, podemos tomar algunas medidas para aliviar las molestias que la artritis provoca en nuestro perro y prevenir otras muchas. Se trata de técnicas muy sencillas que mejorarán notablemente la calidad de vida del animal.


1. Un masaje diario. Un suave masaje en las articulaciones cada día no sólo prevendrá los dolores, sino que también fortalecerá su movilidad.

2. Terapias alternativas. El veterinario sabrá informarnos sobre las ventajas e inconvenientes de todas ellas. Una de las más conocidas es la acupuntura, y debe realizarse siempre en un centro especializado y por un experto cualificado.

3. Ejercicio moderado.  Es importante que el perro no lleve una vida sedentaria, ya que esto aceleraría la degeneración de sus articulaciones. Podemos hacer que camine, que juegue e incluso que corra a un ritmo suave, dependiendo siempre de las instrucciones del veterinario y de las características del animal. Lo que sí debemos evitar por encima de todo es que salte.

4. Natación. Es probablemente la actividad física más adecuada en estos casos, ya que los movimientos que realice nuestra mascota tendrán un menor impacto en sus huesos. Debemos mantenernos siempre al lado del perro mientras nade, ayudándole a flotar y haciendo que se sienta seguro.

5. Una dieta equilibrada. El veterinario sabrá recomendarnos el mejor pienso para nuestro can, que debe ser rico en vitaminas y nutrientes. Es importante también que sea bajo en calorías, ya que el sobrepeso puede dañar aún más sus articulaciones.

6. Evitar el estrés. Puede que nuestro perro sienta ansiedad al notar una mayor debilidad. Por ello tenemos que hacer que esté tranquilo mediante demostraciones de afecto, paciencia, música de relajación     y un ambiente agradable.


Categorías

Enfermedades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario