Cuidados del perro en la playa

Perro jugando en la playa.

La playa puede resultar igual de divertida para el perro como para sus dueños, pero para que las jornadas de baño y sol no entrañen ningún riesgo para el animal debemos tomar ciertas medidas. Sólo de esta forma evitaremos problemas como las quemaduras, la insolación y los peligros que conlleva el agua.

En primer lugar, si el perro siente miedo al agua lo peor que podemos hacer es obligarle a bañarse, pues así únicamente lograremos reforzar su temor. En este caso deberíamos convertir la actividad en un juego, haciendo que se distraiga y jugando con las olas. Es absolutamente fundamental que no dejemos que se adentre dentro del mar, sino hacer que nade donde no nos cubre y podamos controlarle bien; de esta manera evitaremos ahogamientos. Utilizar una correa para que nade a nuestro lado es una estupenda idea para evitar accidentes.


El sol resulta igual de peligroso para los perros como para las personas, por lo que debemos evitar llevar al animal a la playa durante las horas más intensas (entre las 11 y las 16 h). Por otro lado, los canes de piel rosada y pelaje corto son muy susceptibles a sufrir quemaduras, por lo que tenemos que aplicar protector solar (siempre especial para perros) en las orejas, la nariz y las almohadillas 30 minutos antes de salir a la calle, así como renovarlo cada vez que se moje.

Igual de importante es proteger a nuestra mascota contra los mosquitos, pues en las zonas húmedas existe una gran concentración de insectos. Las desparasitaciones son fundamentales para ello, además de algunos productos específicos como ampollas o sprays. Podemos pedir información sobre ello en una clínica veterinaria de confianza.

Los canes son propensos a sufrir golpes de calor, por lo que es imprescindible que nos situemos cerca de algún lugar sombreado y fresco. Además, tenemos que ofrecerle continuamente agua mineral fresca y evitar que beba el agua del mar, pues la sal y las sustancias que contiene dañan gravemente su organismo.

También dañan su piel y pelo, y por ello es necesario que lavemos al perro con agua limpia al llegar a casa. Debemos insistir en limpiar bien sus ojos, orejas y patas, para retirar todo rastro de sal y arena.

Finalmente, es nuestro deber cuidar la zona, limpiando los excrementos de nuestra mascota y asegurándonos de que no molesta a los demás. Además, es importante que no la perdamos nunca de vista para evitar accidentes.


Categorías

General Perros

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario