Cómo cuidar a un perro ciego

Perro ciego feliz

Cuidar de un perro ciego es una tarea que, realmente, no difiere tanto como se podría pensar de cómo se cuidaría un perro que puede ver. Independientemente de si ya nació con ceguera como si le ha aparecido como consecuencia de alguna enfermedad, seguramente quieras saber qué hacer para que su calidad de vida sea la mejor, ¿verdad?

Sepamos cómo cuidar a un perro ciego.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que, a pesar de que no vea, cuenta con un sentido del olfato y del oído mucho más desarrollado que el nuestro. Gracias a ellos, puede orientarse e ir hacia donde quiera, no tan rápido como un perro que pueda ver, pero puede hacerlo. Por este motivo, es muy importante dejarle hacer, dejarle ir y venir por espacios que deben de ser seguros, ya que aunque pueda guiarse, eso no significa que podamos dejarle pasear suelto sin correa, pues es muy peligroso, no sólo para él, sino para todos los canes.

También es importante que sepas que no se tiene que cambiar nada de sitio, excepto los objetos acabados en punta, los cuales será conveniente ponerlos en otro lugar donde no pueda acceder a ellos de ninguna manera. Pero los demás, deben de dejarse en el sitio donde se ubicaron por primera vez; así el perro no se despistará.

Perro marrón

En el caso de que tengas escaleras, debes de poner alguna barrera para evitar que caiga. Poco a poco irá acostumbrándose a subir y bajar los peldaños. Si ves que le cuesta mucho, puedes ayudarle situando delante de su nariz una golosina para perros que le guste mucho, e ir subiendo (o bajando). Una vez lleguéis al final, dásela.

Por último, tanto el juego como la rutina de los paseos deben de continuar igual. Para que le sea más fácil jugar, se deben de sustituir los juguetes que no hacen ningún ruido por otros que sí lo hagan. Así disfrutaréis mucho más 🙂 .


Categorías

Curiosidades

Mónica Sánchez

Los animales siempre han estado muy presentes en mi vida. Actualmente tengo tres gatos y tres perros, y cada día sacan lo mejor de mí. Son unos seres muy especiales que siempre me enseñan algo nuevo. Es una enseñanza que voy a compartir contigo.

Escribe un comentario