Educando a un nivel emocional (parte II)

educando-a-nivel-emocional-parte-2-

Cuando un ser humano emprende la tarea de educar a su perro, normalmente, basa su acción didáctica en dos factores principales, la manera en la que el aprendió y por la cultura popular que haya sobre los perros en el lugar donde nació o vive. Estos factores la mayoría de las veces resultan incompatibles no solo con la experiencia de enseñanza-aprendizaje del animal, si no que también afecta a la del humano.

Entender como aprende nuestro perro las cosas, nos permitirá poder enseñarle de una manera mas efectiva y practica, aparte de enseñarnos a cuidar de las emociones de nuestro perro y las nuestras propias. Sin mas os dejo con la entrada; Educando a un nivel emocional (parte II). Espero que la disfrutéis.

Los seres humanos y los perros, coinciden en muchos factores, sobre todo a nivel emocional, y eso es por que los dos, tanto perros como humanos, experimentamos las emociones con el mismo órgano o estructura cerebral, el sistema limbico de las emociones, común en muchos mamíferos. En un tutorial anterior, en Educando a un nivel emocional (parte I), encontrareis la primera parte de esta entrada.

El sistema límbico es un conjunto de estructuras cerebrales que responden a ciertos estímulos externos e internos, produciendo respuestas emocionales como: miedo, alegría, enojo,tristeza, etc. Aunque dichas emociones han sido consideradas características exclusivas del humano, Charles Darwin las describió en varias especies y en animales cercanos geneticamente a el humano, como los primates.

Es por ello que humanos y perros empatizamos tan rápido y bien los unos con los otros, siendo capaces de identificar y compartir emociones. De hecho, si te pones a intentar empatizar con una lubina o con un loro, veras que te resulta mucho mas difícil.

Esto tiene dos caras por así decirlo, una buena y otra mala, y me explico. Por un lado, es uno de los motivos por los que estamos tan unidos a nuestras mascotas. El sentirse comprendido y querido, aceptado y entendido, es algo que nos une mucho a nuestros animales, y que tanto unos como otros buscamos, desembocando en una de las experiencias de empatia  mas enriquecedoras que sentimos en nuestra vida.

La parte negativa, es que malinterpretamos su emociones, ya que los perros no sienten, no perviven las emociones de la misma manera que nosotros, y también proyectamos nuestras emociones y sentimientos hacia ellos, condicionándolos y bloqueándolos.

En la próxima entrada de esta serie, pasare a explicar este tema.

Un saludo y espero que os guste la entrada.

 

 


Categorías

General Perros

Antonio Carretero

Educador canino, Formador personal y Cocinero para perros afincado en Sevilla, tengo una gran vinculación emocional con el mundo de los perros, ya que provengo de familia de adiestradores, cuidadores y criadores profesionales, desde hace varias generaciones. Los perros son mi pasión y mi trabajo. Si tienes cualquier duda, estaré encantado de poderte ayudar, tanto a ti como a tu perro.

Escribe un comentario