0

El bozal. Cómo acostumbrarlo a él. IV Parte

meneame_share
2369039700 8f99d94fbc z El bozal. Cómo acostumbrarlo a él. IV Parte

En determinados casos de agresividad, el uso del bozal puede ser una solución temporal.

Podemos acostumbrar a nuestro perro a que soporte el bozal de manera progresiva, y sin que llegue a suponer un trauma para él.

Procederemos de la siguiente forma:

Colocaremos un trocito de comida, una salchicha por ejemplo, en el fondo del bozal. El perro tendrá que introducir su morro para cogerlo. Esto será lo único que haremos durante varios días, permitir que coja el premio y que se acostumbre al objeto, sin verlo como una amenaza.

El siguiente paso es colocar la recompensa entre el extremo del bozal y nuestra mano. El perro meterá la boca en el mismo para hacerse con el premio. Esto también lo repetiremos durante unos cuantos días.

Tercer paso: colocaremos el bozal al perro y se lo ataremos no más de cinco segundos. Le daremos una golosina. Luego en las siguientes ocasiones iremos incrementando el tiempo, y variaremos las condiciones: unas veces se lo dejaremos tres minutos, otras diez, unas veces atado, otras sin atar. Con esto conseguiremos que el perro no esté seguro de cuando va a llevar bozal. Probaremos también en diferentes partes de la casa y en distintos momentos del día, de esta manera el animal no lo vinculará ni a momentos, ni a personas, ni a situaciones determinadas.

No hay que olvidar el hablar y el acariciar al animal mientras le ponemos el bozal. Debe tener siempre experiencias positivas. Hay que tener mucha paciencia. Sólo así lo lograremos.

Por último decir que hasta que el animal no acepte bien el bozal en casa, no debemos de ponérselo para salir a la calle. Posteriormente cuando se lo pongamos al sacarlo a pasear, irá asociando su colocación a una buena experiencia.

En ninguna ocasión deberemos utilizar el bozal para castigar al perro, pues arruinaríamos toda la labor de habituación conseguida hasta el momento.

4371863513 08676b8678 z El bozal. Cómo acostumbrarlo a él. IV Parte

El uso del bozal debe de permitir siempre al perro respirar y jadear.



meneame_share

Escribe un comentario