El juego del tirón es peligroso?

Perro jugando al tirar de un juguete con su dueño

Quien no ha jugado a tirar de una pelota o un juguete con su perro? Pues este es uno de los entretenimientos más comunes entre amo y mascota y de surgimiento natural, pero pese a su difusión, este juego para perros podría perjudicar o agravar el carácter del can y su consiguiente relación con tigo.

Y donde radica el problema?. En el control, objetivo principal del juego, ya que aquel que pueda hacerse con el juguete quitándoselo a su adversario se considera el ganador, y demás esta decir que éste suele ser nuestro perro, pues cuando sus mandíbulas se cierran sobre algo, difícilmente podamos hacérselo soltar.

En esta situación debemos recordar que el perro compara su relación con sus humanos como si fuera una manada, cuyo miembro mas fuerte (el amo, o sea, nosotros) es el líder indiscutible, pero durante estos juegos del tirón, al vencernos cortantemente y superarnos con su fuerza física, el perro podría considerar que no somos tan fuertes, por lo que talvez tampoco deberíamos ser los lideres de la manada…

Aunque parezca increíble, realmente el perro podría manejar por instinto estas percepciones, lo que lo haría una mascota mucho más demandante y crecería su agresividad, característica esta especialmente incentivada en el juego del tirón, ya que ante todo, este juego simula una lucha, que si bien resulta muy divertido tanto para el amo como para el perro, y brinda una excelente forma de hacer ejercicio, también conlleva algunos peligros.

Algunos expertos recomiendan no practicar estos entretenimientos con la mascota, pero si se tienen en cuenta algunas precauciones básicas para que no se confundan los roles, no tendría nada de malo jugar al tirón con nuestro perro, siempre y cuando éste no presente síntomas de agresividad natural, en cuyo caso, bajo ningún concepto se debería practicar con él este juego o cualquier otro que fomente un ataque.

Pero si juegas al tirón con tu perro, siempre trata de dejar bien claro quien es el líder, enseñándole a soltar el juguete cuando se lo pides, no dejándoselo a su disposición, sino únicamente cuando se va a jugar, no persiguiéndolo cuando el perro huye con el juguete tras habérselo pedido, y sobre todo, cancelando el juego ante una agresión del perro, ya sea una mordida accidental, o un estado de excitación tal en el can que podría conllevar a un ataque. En estos casos es mejor hacer una pausa para relajarse.

Si implantas reglas en la relación con tu mascota, los roles nunca se confundirán y podrá haber una buena convivencia basada en el respeto y el cariño, pero si por descuido fomentas que estas reglas se rompan y confundan los roles, tu perro podría confundirse y actuar de forma indeseada.

Más información sobre juegos: Juegos para Perros


Escribe un comentario