El peligro de la procesionaria para el perro

El peligro de la procesionaria

Si todavía no te suena el nombre de la procesionaria, debes informarte sobre ella, ya que es un peligro real y más común de lo que creemos. Es un tipo de oruga, que se reproduce durante la primavera, y que puede infectar al perro e incluso a personas, causando graves daños.

Esta oruga es cada vez más común, y puede verse en muchos lugares, ya no solamente en pinares. Su origen está en los pinos, pero con el cambio climático se reproducen de forma más frecuente, de ahí el aumento de casos de perros atacados por este animal. Parece inofensiva, pero no lo es, ya que incluso puede provocar la muerte al perro.

Durante la época de primavera, desde febrero, no debes pasear por zonas en donde haya pinos, ya que estas orugas se alimentan durante 30 días y luego bajan al suelo en forma de procesión, en fila india, de ahí su nombre. Es por eso que debes tener mucho cuidado al pasear a tu perro, alejándolo de zonas con pinos.

El problema que tiene esta oruga es que cuenta con unos pelillos bien visibles, miles de ellos, que puede soltar cuando se siente amenazada. Cada uno de ellos cuenta con veneno, por lo que son muy peligrosas. Incluso pueden ocasionar urticarias y alergias a las personas, por lo que no hay que acercarse ni tocarlas.

Si te descuidas y tu perro huele o lame una oruga, debes acudir lo más rápido posible al veterinario. El veneno hará que se le inflame la lengua, la boca e incluso la cabeza. En ocasiones, también se le inflama la laringe, lo que ocasiona la asfixia que los puede llevar a la muerte.

En el veterinario le darán un tratamiento con corticoides de acción rápida. No obstante, debes estar preparado para cuidar a tu perro, ya que los resultados, en caso de que se salve, serán la necrosis de la lengua o parte de la boca.


Categorías

Enfermedades

Susy Fontenla

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Escribe un comentario