El Saluki


El Saluki, conocido también como el perro real de Egipto, es uno de los perros domesticados más antiguos de la historia. Esta raza aparece dibujada en las tumbas egipcias que datan del año 2100 a.C., al parecer era un perro tan querido e importante para los egipcios que después de muerto, su cuerpo era momificado y puesto junto al cuerpo de los faraones. Es más, en muchas inscripciones referentes a Tutankamón, el faraón es representado cazando con un par de Salukis reales. Es que además de servir como perro de compañía, estos animales son utilizados para la caza de gacelas en el medio Oriente.

El Saluki es una excelente mascota, siempre y cuando se le preste la atención necesaria y pueda realizar ejercicio diariamente. Como los galgos, estos animales llevan en la sangre la necesidad de correr y de ejercitarse al aire libre, no hay que olvidar que son perros de caza. Por esta razón es muy importante que por lo menos puedan ejercitarse 1 hora diaria.

Como mascotas, estos perros son muy inteligentes, tranquilos, sensibles y afectuosos. Si tiene hijos, el saluki es muy fiel y buen compañero, además si está bien educado es un perro guardián muy eficaz.

No es recomendable para personas que tienen otras mascotas u otros perros más pequeños ya que su instinto cazador puede llevarlo a atacarlos y hasta matarlos. Sin embargo si estos animales han estado junto a su perro desde pequeños y su perro está bien educado y amaestrado, seguramente no habrá ningún problema con la convivencia de sus animales.

Si ya tienes un Saluki contigo, debes prestarle mucha atención a su salud y realizar visitar periódicas donde el veterinario, ya que esta raza, aunque goza de muy buena salud en términos generales, son propensos a sufrir de enfermedades en los ojos y de cáncer.


Etiquetas ,

Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario