El soplo cardíaco en los perros

Soplo cardíaco

Si tienes un perrito mayor, puede que tenga algún problema en el corazón, y que te hayan dicho que tiene un soplo cardíaco. Este problema puede ser común en perros que son casi ancianos, ya que el corazón no funciona como antes, y a veces también aparece en cachorros, aunque en estos últimos suele desparecer a los 4 meses de edad.

El soplo cardíaco se detecta cuando el veterinario ausculta al animal escuchando una vibración añadida al ruido normal del corazón. Esto sucede porque el corazón y el flujo sanguíneo no funcionan con total normalidad. Este ruido anormal sucede porque hay una obstrucción que impide el flujo, o porque aumenta la velocidad del latido cuando hay taquicardias y arritmias, o bien porque la densidad de la sangre no es la misma debido a una anemia.

El soplo al corazón no siempre es un problema que se deba operar, aunque siempre tiene algún origen, que se debe determinar, para saber qué hacer en cada momento. Puede causarlo una deficiencia o un defecto en las válvulas del corazón, o bien una infección, tumores, una anemia, etc. Las más habituales son las cardiopatías que se desarrollan con la edad, ya que normalmente no se suelen tratar, sino que solo requieren de ciertas precauciones para que esto no suponga un problema para el animal.

Los síntomas más claros son el cansancio, la hinchazón del abdomen, la dificultad respiratoria, sobre todo al hacer ejercicio, llegando incluso a tener las encías pálidas y azuladas por la falta de circulación, el colapso o la debilidad general. Si ves algunas de estas cosas, debes acudir al veterinario, para que determine la causa exacta del problema.

Las pruebas a realizar consisten en análisis de sangre, ecografías, electrocardiogramas y otras pruebas que decida el veterinario. Una vez que tenga el origen, se podrá decidir si hay que operar, actuar con medicación o simplemente tomar precauciones, como no cansar al perro, ya que hay veces en las que operarlo ya sería imposible.


Categorías

Enfermedades

Susy Fontenla

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Escribe un comentario