Embarazo psicológico en la perra

Embarazo psicológico en perras

El embarazo psicológico en la perra no es una enfermedad como tal, sino que se trata de un desajuste hormonal. Normalmente, sucede un mes y medio después del celo, y puede repetirse en cada celo. Es por eso que la mejor prevención es la esterilización.

A la hora de descubrir si nuestra perra tiene un embarazo psicológico, solamente debemos fijarnos en los  síntomas típicos de un embarazo normal. En general, no se suministra tratamiento, ya que es algo que pasa por sí solo, pero pueden necesitar ayuda.

Los síntomas más frecuentes de este embarazo psicológico son físicos, con vientre hinchado, aumento de las mamas y producción de leche. Los síntomas psicológicos pasan por tratar a muñecos o cachorros, incluso de gatos, como si fuesen sus hijos, también pueden estar decaídas, nerviosas o inquietas.

Este problema aparece por una cuestión de supervivencia. En naturaleza es imprescindible que otras hembras puedan criar cachorros sin ser las madres, para asegurar la continuidad de la especie. Pero hoy en día esto no es tan necesario, aunque se sigue produciendo.

Aunque llevemos al veterinario a la perra, normalmente no se le da tratamiento. Solamente puede tratarse en caso de que exista una gran producción de leche, para que no llegue a producirse una mastitis. La mejor solución a largo plazo será la esterilización, una vez haya pasado este proceso.

Los síntomas suelen pasar en unas tres semanas. Durante este tiempo, debemos poner algo de nuestra parte, ayudándola. Hay que evitar que coja peluches u otros objetos como si fuesen sus cachorros. También hay que mantenerla ocupada haciendo ejercicio físico, y evitar que pase la lengua por las mamas para que se corte la segregación de leche. Tras el desajuste hormonal, la perra estará decaída, por lo que habrá que darle más cariño del habitual.

Más Información – Beneficios de la esterilización o castración


Categorías

Enfermedades

Susy Fontenla

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Escribe un comentario