Errores comunes en el cuidado del perro

Hombre enseñándole órdenes a un perro.

Acoger a una mascota requiere esfuerzo y sacrificio, pues somos los máximos responsables de su bienestar físico y emocional. Sin embargo, y a pesar de que intentemos que todo sea perfecto, es probable que nos equivoquemos. Si no solucionamos estos fallos rápidamente, pueden desembocar en graves problemas. Por ello, resumimos algunos de los errores más comunes entre los dueños de los perros respecto a su cuidado.

1. Una alimentación deficiente. Con el fin de ahorrar dinero, algunas personas optan por alimentar a su perro con sobras o piensos de mala calidad. Esto hace que el animal no adquiera los nutrientes necesarios para crecer sano y fuerte. El pienso seco es la mejor opción, aunque debe ser de alta gama; nunca de marca blanca o de supermercado. En cuanto a la comida “para humanos”, el can puede tomarla pero con moderación, y por supuesto que no contenga sustancias tóxicas para él (sal, aceite, cafeína, etc.). Y por supuesto, no hay que ofrecerle jamás huesos cocidos, ya que son altamente peligrosos para él.


2. Pasearlo poco. Dependiendo del nivel de energía del perro, tendremos que pasearlo durante más o menos tiempo. Lo ideal es hacerlo en tres sesiones de media hora, aunque muchas personas se limitan a unos pocos minutos. Se trata de un error muy grave y sin embargo muy común, que puede provocar no sólo problemas de comportamiento, sino también debilitamiento muscular y óseo.

3. Dejar que el perro domine el paseo. Somos nosotros quienes tenemos que liderar las caminatas, de manera que aprenda a respetar nuestras órdenes. Los expertos recomiendan que acostumbremos al animal a andar a nuestro lado, sin tirar de la correa y con tranquilidad. A veces es necesario recurrir a un profesional para que nos ayude a controlar la situación.

4. Falta de socialización. Este proceso es más fácil durante los primeros meses de vida, pero lo cierto es que también podemos solucionar los problemas de socialización en perros adultos, al contrario de lo que a veces se cree. Para ello debemos exponer gradualmente al animal al contacto con otras personas y miembros de su especie. Un adiestrador podrá enseñarnos a hacerlo de la forma apropiada.

5. No actualizar los documentos legales. Es fundamental que mantengamos actualizada la información que identifique legalmente a nuestra mascota, como su cartilla veterinaria y los datos correspondientes a su microchip. Así facilitaremos enormemente su búsqueda en caso de robo o pérdida.


Categorías

Adiestramiento

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario