Errores que se cometen generalmente con los perros I

Como humanos racionales que somos , resultamos proclives a analizar todos los fenómenos usando nuestra lógica, y a pesar de compartir como mamíferos muchos aspectos con los cánidos, nos distanciamos ambas especies en la forma de comprender la realidad.

El perro es un animal incapaz de proyectarse en el tiempo. Vive en presente continuo. Algo así debía de ocurrirles, según los antropólogos, a nuestros primos neardenthales, que se dice  eran incapaces de suponer e hipotizar. Nosotros los hombres  actuales evolucionamos, situándonos  en lo más alto de la jerarquía intelectual animal.  Es nuestro deber pues, descender al nivel del perro, no esperar a que él suba al nuestro…
Voy a enumerar, a mi juicio, en ésta y en sucesivas entregas , algunos de los errores que cometemos con frecuencia en nuestra relación amo/a – can:

  • Tratar al perro como a un ser humano. Esta es la manera más segura de hacerlo infeliz. Desde el momento que entra en casa se convierte para nosotros en un igual, y le hacemos, llenos de orgullo,  partícipe de nuestra forma de ser democrática. Si nos lo pidiera le reconoceríamos hasta derecho a la huelga. La vida en la manada es sin embargo diferente: cada lobo ocupa un puesto jerárquico, y lucha de modo constante por mantener ese lugar. Nadie le regala nada, ni el mejor sitio para descansar, ni la tajada más suculenta de la presa, ni el derecho a cubrir a una hembra ; se lo tiene que ganar,y los errores y las audacias se pagan… Pero en algo nos aventajan: en la coherencia, por ejemplo, y en el uso racional de la fuerza por parte de los líderes. Nunca hay violencia gratuita, y antes de que ésta se desencadene se envían mensajes muy claros, en un intento de evitarla.

Claudia con unos perros y oveja

  • Comprarnos un perro de verdad , en vez de uno de loza o un peluche como los que venden en los bazares chinos. Los perros de cerámica son igual de bonitos, no comen y además no hay que sacarles a pasear… Son perfectos y duran muchos años. Como mucho pasarles el plumero… Se les puede poner impermeables de plástico, botas, gafas y hasta visera ¡¡ y no se quejan!! Lo que es inmoral hacer es tratar a un animal, a un hermano espiritual nuestro, como a una estatua. Sacarle 20 minutos a lo sumo al día, no soltarle nunca, no darle el ejercicio que demanda, y que se traduce en la mayoría de los casos en agresividad desmedida hacia otros congéneres, o dejarle día tras día  en una amplia finca en eterna soledad, “orgullosos” del terreno que tiene a su disposición(“no se puede tener perros en pisos” según algunos. Es una crueldad dicen…) , que él cambiaría con gusto por estar más tiempo con su amo, su diós en La Tierra… Convertirle en suma en un ser mimado e irascible, todo lo contrario a su naturaleza.

Seguiremos comentando…


Escribe un comentario