¿Es bueno cortarle el rabo a mi perro?

Son muchas las personas que deciden cortarle el rabo y hasta las orejas a sus amiguitos, pero alguno de ustedes se ha puesto ha pensar si realmente es necesario cometer esta atrocidad, o simplemente es una costumbre.  En realidad el corte del rabo y de las orejas, tiene solamente un fin estético y no se realiza por el animal o para comodidad de este.  En muchas ocasiones se realizaban estos cortes para los perros de pelea, tanto para darles un aspecto más feroz o para evitar tantos riesgos durante las peleas.

En muchas razas también, se ha vuelto algo distintivo, por lo que el corte del rabo se convirtió en una costumbre. Es por esto, por ejemplo, que estamos acostumbrados a ver a los perros Doberman con rabo corto y nunca con una cola larga

Pero entonces ¿qué funciones cumplen las orejas y la cola de nuestro animal? Primero que todo, aunque es evidente, las orejas son uno de sus elementos principales para comunicarse, según la posición en la que se encuentren nos pueden alertar del estado de animo del perro o incluso de su próximo movimiento. Por otro lado, la cola, se encarga de más o menos lo mismo, pero principalmente cumple una función importante y es intervenir en el equilibrio del perro cuando este se encuentra corriendo.

Así que, qué tipo de desventajas existen cuando le cortamos el rabo y las orejas a nuestro perro. Además que personalmente me parece una atrocidad, y casi como cortarle un dedo o un brazo a un ser humano,  al realizar estos cortes en nuestro amiguito, corremos el riesgo que se produzcan infecciones secundarias, así como también infecciones de oído, entre otras. Recomiendo que si tu perro tiene orejas  o rabo largo, lo dejes tal cual está a no ser que el veterinario te recomiende lo contrario.



Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario