Cómo escoger un juguete interactivo para mi perro

Perro jugando

Nuestro amigo canino necesita jugar con nosotros, pero además, hay que tener en cuenta que son animales inteligentes, que se pueden llegar a aburrir mucho cuando no tienen nada que hacer. Una manera de conseguir que se diviertan, y de paso, que aprendan a pensar por sí mismos, es dejándoles jugar con juguetes interactivos.

Pero no podemos darle cualquiera, pues hay cuatro niveles de dificultad y siempre es mejor empezar por el más fácil. Así que si te preguntas cómo escoger un juguete interactivo para mi perro, aquí tienes la respuesta.

Lo que debes saber antes de comprar un juguete interactivo

Estos juguetes están especialmente diseñados para estimular la mente del perro. Pero no podemos dejarlo solo en ningún momento, pues nos necesita. El humano debe de animar a su amigo a realizar la tarea, a ayudarle si es necesario, para que el can se sienta con ganas de hacerlo y disfrute de su juguete interactivo.

Es importante que se tenga paciencia: no todos los perros tienen el mismo ritmo de aprendizaje. Por ejemplo, los cachorros suelen aprender más rápido porque su cerebro actúa como una esponja, absorbiéndolo todo rápidamente, mientras que los más mayores debido a su edad les cuesta más.

Hay 3 o 4 niveles de dificultad dependiendo de qué juguete sea, empezando por el 1, que es el más fácil y el 4 el más difícil. Lo ideal es siempre empezar por el 1, ya que así se puede ver mejor cómo le va y nos aseguraremos de que no se frustrará ni aburrirá.

Cómo escoger un juguete interactivo para el perro

Juguetes interactivos para perros

En las tiendas de animales encontrarás una gran variedad de juguetes interactivos. Escoger uno puede ser una tarea bastante complicada, aunque por propia experiencia te recomiendo empezar con uno sencillo, como por ejemplo con uno al que se le introduce pienso seco y que luego el animal tiene que hacerlo rodar para que salga.

Un poco más adelante, ya podrías empezar a complicar un poco la cosa. En vez de una pelota, lo que tendrá que hacer ahora es utilizar su nariz para saber dónde está la bolita de pienso, y con su boca (o con su pata) tendrá que retirar la pieza para dar con ella. Cuando domine este juguete (serían los dos de abajo de la imagen superior por ejemplo), se complica un poco más, adquiriendo un juguete interactivo en forma de torre que tiene inserciones y conos para poner ahí el pienso.

Seguro que os lo pasaréis muy, muy bien 🙂 .


Categorías

Curiosidades

Mónica Sánchez

Los animales siempre han estado muy presentes en mi vida. Actualmente tengo tres gatos y tres perros, y cada día sacan lo mejor de mí. Son unos seres muy especiales que siempre me enseñan algo nuevo. Es una enseñanza que voy a compartir contigo.

Escribe un comentario