Excitabilidad en Nuestros Perros

Al igual que nosotros los seres humanos, que podemos sufrir de trastornos en nuestro comportamiento, los perros también pueden sufrir de comportamientos de excesiva excitabilidad que a largo plazo pueden llegar a preocupar a sus dueños.

Pero, ¿Cómo sabemos si nuestra mascota sufre de excitabilidad? Generalmente, este tipo de animalitos suelen tener un comportamiento y un carácter bastante difícil. Muchas veces pueden no obedecer a los llamados de atención, pueden tratar de llamar su atención destruyendo lo que encuentren en su hogar y hasta raspar y gimotear constantemente.

A menudo, las personas, dueñas de los animales, en su desesperación y su falta de conocimiento, y generalmente, pensando que hacen lo correcto, tratan de corregir este tipo de comportamientos, castigando y golpeando al animalito. Sin embargo, estas acciones en lugar de mejorar el problema lo único que hace es intensificarlo y empeorarlo. Es importante que tengamos en cuenta, que si consideramos que debemos castigar a nuestro perro, debe hacerse inmediatamente y muy humana y tranquilamente, no debemos caer en la rabia y el desespero porque nuestro animal lo sentiría y podría convertirse en un perro agresivo y esquivo.

¿Cómo corregir este tipo de comportamientos sobreexcitables en nuestro animalito? Para corregir este tipo de comportamientos, el ejercicio es vital. Debemos tratar de que nuestra mascota queme la mayor cantidad de energía diariamente con mucho ejercicio, por lo que es importante que los saquemos a dar paseos largos en el parque o a lugares amplios donde su perro pueda correr y caminar libremente.

De igual manera, debemos tratar de mantenernos lo más calmados posibles, evitar situaciones de estrés que puedan ser copiadas por nuestro animal. No olvidemos que los animalitos, como los perros son bastante receptivos y pueden copiar este tipo de actitudes de nosotros.



Viviana Saldarriaga

Soy colombiana pero actualmente me encuentro viviendo en Argentina. Estudié producción de música en Estados Unidos en donde trabajé algunos años hasta devolverme a mi país para empezar a estudiar periodismo. Hoy en día me encuentro a punto de terminar mi carrera como periodista. Me considero una persona amable y sociable, pero muy psicorígida y perfeccionista. Soy curiosa por naturaleza y siempre tengo afán por aprender cada día un poco más.

Escribe un comentario