Falsos mitos sobre el Pitbull

Pitbull blanco y negro en el campo.

El Pitbull es probablemente la raza más controvertida, debido en gran parte a las falsas leyendas que la acompañan. La mala fama que rodea a este perro habla de agresividad y peligro, pues los medios nos recuerdan constantemente los incidentes relacionados con él. No obstante, y aunque requiere un adiestramiento muy estricto, puede ser la mascota perfecta.

Prohibido en muchos países y regulado en otros, esta raza destaca por su corpulencia y su imponente tamaño. Su mordedura es extremadamente fuerte, aunque su mandíbula tiene una estructura exactamente igual a la de los otros perros, a diferencia de lo que muchas veces se cree. Y es que hay quien dice que su mandíbula se puede bloquear, siéndole imposible abrir la boca una vez que muerde, algo totalmente falso.


Otro de los grandes mitos es que el Pitbull es un perro de pelea, lo que tiene algo de cierto si nos remontamos a sus orígenes. Fue creado para este brutal fin, práctica prohibida en la actualidad, pero el tiempo ha demostrado que la agresividad no forma parte de su naturaleza, sino que su comportamiento depende en mayor parte de la educación que reciba.

Es evidente que existen ejemplares de Pitbull agresivos, al igual que ocurre con todas las razas. El problema es que su potente tamaño los hace más peligrosos; por ello no es una mascota adecuada para aquellos que no dispongan de tiempo, dinero ni suficiente voluntad para ofrecerle un adiestramiento adecuado. Así no tenemos por qué tener problemas respecto a nuestro perro.

Probablemente habremos escuchado que esta raza es incapaz de sentir dolor cuando pelea, o que su comportamiento mejora cuando cortamos sus orejas y rabo. Todo ello es absolutamente falso, así como la leyenda de que un Pitbull agresivo no puede rehabilitarse o de que su cerebro puede alcanzar un tamaño mayor que el de su cráneo.


Categorías

Razas Perros
Etiquetas ,

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario