Falsos mitos sobre la vida y educación del perro (I)

perro_teckel_pelo_duro

Existen muchas falsas creencias respecto a la forma de entender el comportamiento canino. Algunas de ellas son simples menudencias, pero otras pueden afectar gravemente a la vida del animal. Por ello, y para comprender correctamente a nuestra mascota, debemos conocer cuáles son esos mitos erróneos en los perros popularmente aceptados.

Uno de los más extendidos es que las hembras deben tener al menos una camada para evitar problemas como embarazos psicológicos o tumores mamarios. Hoy en día sabemos que esto es absolutamente falso; de hecho, los expertos recomiendan la esterilización temprana (a los seis u ocho meses de edad) para eliminar estos inconvenientes, en caso de que los dueños no deseen que su perra críe.

También se dice desde hace años que los perros ven en blanco y negro. Es cierto que su sentido de la vista no está demasiado desarrollado, y aunque su campo de visión es mucho más amplio que el de los humanos, no cuenta con tanta precisión. Puede decirse que su visión es parecida a la de un ojo miope, aunque su visión mejora con una luz deficiente.

Otro error muy común es creer que estos animales saben cuándo han hecho algo malo. Puede que, cuando veamos el destrozo que ha causado nuestro perro, éste agache la cabeza y adopte una posición sumisa. A pesar de ello, no tiene la capacidad de distinguir si su comportamiento ha sido o no adecuado, sino que percibe nuestro enfado y reacciona de esa manera. Sólo aprenderá si le regañamos cuando le sorprendamos portándose mal.

Siguiendo esta línea, no es cierto que rebozar su hocico por sus propias heces haga que el perro aprenda a no desahogarse en casa. Él nunca entenderá por qué su dueño reacciona de esta forma. Para educarle en este sentido hace falta paciencia, cariño y unos cuantos trucos que nada tienen que ver con esta costumbre tan absurda, y sin embargo, tan arraigada.


Categorías

Curiosidades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario