Gotas orales vs vacunas parenterales

Haremos una breve comparación entre las gotas orales y las vacunas parenterales. Es sabido que las gotas orales son más efectivas en el caso de que el animal sufra alguna alergia, además son más simples a la hora de administrar, evitando el rechazo que producen la presencia de las agujas.

Mediante una investigación realizada en Estados Unidos se ha logrado saber que la administración de las gotas para las alergias colocadas debajo de la lengua puede ser tan eficaz como las inyecciones antialérgicas para el control de esta enfermedad y pueden ser menos dolorosas.

Algunos perros sufren diferentes alergias, causando en ciertos casos la dermatitis atópica, una inflamación en la piel que provoca picazón. Para crear una inmunoterapia lo más frecuente son las vacunas o las gotas que se dan en pequeñas dosis. Ambas técnicas son muy antiguas dentro de la veterinaria, las que se usan más habitualmente son las vacunas parenterales contra la alergia.

A pesar de eso desde la Universidad de Wisconsin Madison el Doctor Douglas DeBoer ha realizado un estudio en la alergia de diferentes animales utilizando gotas en vez de vacunas comprobando las ventajas de este tipo de tratamiento.

Una de las conclusiones de la investigación es que los perros que usaron gotas mejoraron en un 60 por ciento en menos de 14 días.

Recuerda siempre que para la elección debes consultar siempre con tu médico veterinario, nunca mediques a tu mascota.

Los perros rara vez pueden sufrir una reacción anafilactica que sea potencialmente mortal a las vacunas de las alergias, las gotas parecen ser más seguras que las vacunas en este sentido. Las gotas debes ser administradas una o dos veces por día.

Para que los perros no sientan nauseas las gotas son levemente dulces. Normalmente los perros disfrutan al tomarla, mientras que los las agujas tienen a huir.


Categorías

Enfermedades

Maria

Redactora de contenidos, editora de blogs, posicionamiento SEO

Escribe un comentario